Tu ex: ¿invitarlo o no a tu boda? He ahí el dilema

Lee este artículo y aprende cómo enfrentar este dilema existencial.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Estuvieron juntos varios años y compartieron muchos momentos. Aunque su relación llegó a un final, ésta fue una transición suave y sin mayores complicaciones: de hecho, siguen importándose el uno al otro y hasta se podría decir que son amigos.

Suena como una historia color de rosa, ¿verdad? Hasta que llega el momento de ir al altar (con alguien más, por supuesto) y te asalta la duda: ¿deberías invitarlo o no? ¿Sería una cortesía hacia él o una falta de respeto hacia tu futuro esposo? Sigue leyendo y sal de este dilema existencial de una vez por todas.

Te tenemos una noticia: no existe una respuesta correcta a esta pregunta. Invitar o no a tu ex a tu gran día es una decisión sumamente personal, que, además, depende en gran medida de las circunstancias. No es lo mismo invitar a un ex con el que terminaste hace tiempo y con quien cerraste un ciclo a uno que aún te llama para decirte que te extraña, ¿verdad?

La primera pregunta que deberás hacerte es ¿realmente cerraste el siglo con tu ex? Es decir, si aún albergas sentimientos por él (y no nos referimos a un cariño amistoso), o si él te ha buscado, quizá quieras reconsiderar invitarlo. Pregúntate a ti misma, ¿cómo te sentirías si estuvieras tú en la misma situación? 

Por otro lado, si terminaron bien y sobre todo si forman parte de un mismo grupo de amigos, invitarlo sería algo natural. De hecho, según un estudio llevado a cabo por un sitio web británico, 2/3 de las parejas encuestadas creyeron que invitar a sus ex a sus bodas era algo bastante normal.

Sin embargo, antes de tomar una decisión es importante que platiques con tu futuro esposo y te asegures de que esté completamente de acuerdo con la situación. Recuerda: la clave está en la comunicación.


Fuente: Chillisauce

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos