Pros y contras de contratar a un wedding planner

organizacion boda, wedding planner

Antes de tomar una decisión, conoce las ventajas y desventajas.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Organizar una boda implica llevar a cabo un sinfín de tareas, desde la creación de la lista de invitados hasta la contratación del banquete y (por supuesto) la planeación de la luna de miel. Para muchas parejas, sobre todo las que tienen muchas ocupaciones, esto puede resultar bastante estresante. Y, ¿quién desearía convertir un momento increíble en una carga?

Los wedding planners surgieron con la finalidad de aliviar el estrés que supone la organización de una boda. Ellos se encargan de todos los detalles, grandes y pequeños; ayudan a crear un concepto, buscan opciones, lidian con proveedores y, finalmente, se encargan de que todo salga conforme a lo planeado.

Suena bien, no tener que preocuparse por nada más que por decir “sí, acepto”. Pero contratar un wedding planner tiene pros y contras. Toma esto en consideración antes de contratar a uno:

Pros

Un wedding planner con experiencia te permitirá relajarte en los meses previos a tu boda, y no preocuparte más que por decir qué es lo que te gusta y lo que no.

No tendrás que negociar (o mejor dicho, pelearte) con un sinfín de proveedores, lo cual te permitirá ahorrar energía y tiempo.

Un buen wedding planner suele conseguir precios especiales con los proveedores, lo que se traduce en un menor gasto.

Contras

Estar libre de estrés y tener una boda perfecta cuesta: estos especialistas generalmente cobran 10 a 15 por ciento del presupuesto de tu boda. Si te gusta hacer las cosas “a tu manera”, quizá prefieras tomar el control de tu evento y hacerlo tal como lo tienes en mente.

Podrías sentir que no estás suficientemente “conectada” con tu boda, y que el evento mágico realmente no fue creado por ti. Y es muchas veces resulta muy satisfactorio ver el resultado de meses de esfuerzo…


Para tomar en cuenta

Antes de decidirte por contratar a un wedding planner, ten en cuenta:

-El tamaño de tu boda

-Cuánto tiempo tendrás disponible para planificar el evento

-Cuál es tu presupuesto

-Qué tan organizada eres

Si prefieres no contratar a un especialista, puedes simplemente pedirle asesoría. Otra opción es pedirle a alguien cercano que te ayude con la organización.


Relacionado: Entrevista a una wedding planner, la salvación de toda bridezilla

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos