Profesionista y esposa: ¿cómo conciliar ambas esferas?

6 tips para conciliar nuestra vida profesional con nuestra vida privada.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Si bien es cierto que las mujeres modernas gozamos de libertades que antes nos eran negadas –por ejemplo, trabajar y recibir un sueldo por ello–, también lo es que ahora nos enfrentamos con un dilema: el de conciliar nuestra agitada vida profesional con nuestra vida privada.

Para muchas de nosotras ambas esferas están peleadas a muerte. Pensamos que para ser una mujer exitosa es necesario enfocar todo nuestro tiempo y energía en el trabajo, aunque esto implique descuidar nuestras relaciones amorosas y sacrificar nuestro tiempo libre. Por otro lado, ser esposas intachables nos impediría pasar horas enteras dedicadas a nuestra profesión.

La pregunta del millón es, ¿podemos ser profesionistas exitosas sin descuidar nuestra vida íntima? Nosotras creemos que sí: la clave consiste en encontrar un equilibrio (se dice fácil, ¿verdad?). Un primer paso para lograrlo es seguir estos consejos:


Valora tu tiempo libre

“Tiempo libre” no es sinónimo de “el tiempo que sobra cuando no estoy trabajando”. Es el tiempo que debes dedicarte a ti misma, necesario para enriquecerte como persona. Hazte consciente de que este tiempo es igual de necesario que el trabajo, ¡no lo subestimes!


Dale a cada cosa su justo valor

Crecer profesionalmente es importante, sobre todo en estos tiempos de dura competencia. Pero no lo es todo: hay otras cosas en la vida que también merecen tu atención: tu familia, pareja, hobbies, amigos… No querrás ser una mujer emprendedora pero solitaria, ¿o sí?


Respeta tus horarios de trabajo

Una regla de la vida laboral: el trabajo nunca termina. Así que no caigas en la ilusión de querer terminar absolutamente todos tus pendientes para irte a casa; trabaja con un horario fijo en mente y apégate en lo posible a él. Y, por favor, ¡no te lleves trabajo a casa!


Pon tu propio negocio

Mejor aún: emprende tu propio negocio y trabaja bajo tus propias condiciones. ¡Nada como manejar tu energía y tiempo a tu conveniencia!


Comparte tareas domésticas

Los tiempos en que las mujeres teníamos que limpiar la casa, lavar la ropa y cocinar quedaron en el pasado. Habla con tu pareja y deja muy claro que las tareas del hogar son responsabilidad de ambos. Divídanse el trabajo y así éste se convertirá en una carga menor.


Establece un día de la semana sólo para él

Sabemos que eres una mujer muy ocupada, pero seguro que puedes destinar una tarde a la semana para pasar tiempo de calidad con tu esposo. Fijen un día para ir al cine, salir a cenar o cocinar juntos; considérenlo intocable. Recuerda: el hecho de que compartan la cama todos los días no quiere decir que estén fortaleciendo su relación.


Relacionado: Trabajar y planear tu boda, ¿misión imposible?

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos