A mayor gasto en la boda, ¿matrimonios más cortos?

Según un estudio, las parejas que gastan mucho en su boda tienen matrimonios más cortos.

Imprimir Enviar

Por: Paulina Santibáñez

La boda es el evento más importante de nuestras vidas y, por ende, merece tirar la casa por la ventana. La idea es que todo salga tal como lo hemos soñado. Por supuesto, esto implica un gasto fuerte, quizá un endeudamiento, pero ¡el sacrificio bien vale la pena! ¿Verdad?

Este razonamiento suena lógico, pues lo hemos escuchado una y otra vez a lo largo de nuestras vidas. Pero, a juzgar por un estudio reciente, quizá sea momento de cuestionarlo.

Futuras novias, prepárense para lo que están a punto de leer: el estudio, dirigido por dos profesores de la Emory University de Atlanta, Estados Unidos, reveló que las parejas que gastan demasiado en una boda son más propensas a tener matrimonios cortos, a diferencia de aquellas que prefieren ser cautelosas con sus gastos.

Después de entrevistar a más de 3 mil personas que se habían casado una sola vez, los investigadores concluyeron que las parejas que gastan más de 20 mil dólares en una boda son 3.5 veces más propensas a divorciarse que aquellas que gastan de 5 a 10 mil dólares. Asimismo, encontraron que las que menos habían gastado eran las que mantenían relaciones más estables y duraderas
¿Sorprendidas?

Por si fuera poco, el mismo estudio encontró que los hombres que gastaban de 2 a 4 mil dólares en un anillo de compromiso eran más propensos a divorciarse que los hombres que gastaban de 500 a 2 mil. ¿Quién diría que un anillo poco costoso tendría más valor?

A mayor deuda, mayor tensión matrimonial

Pero, ¿qué explica todo esto?

Todas sabemos que casarse se traduce en una lista interminable de gastos: el anillo de compromiso, la boda misma, las fiestas de despedida, y ni siquiera hablemos de la luna de miel… Si las parejas no fijan un presupuesto y se ajustan a él, los gastos de este evento suelen salirse de las manos. Una vez que comienza la vida en pareja, el efecto de este gasto desmedido se vuelve visible.

Diversos estudios han demostrado que las deudas que se contraen para pagar una boda son una de las causas principales de la depresión post boda, así como de las tensiones en el matrimonio recién formado. No son pocas las parejas que enfocan todo su dinero y energía en un evento que dura un solo día, dejando de lado gastos importantes que llegarán después. “Así, la boda se convierte en un fin y no en el principio de algo”, advierten los expertos.

Según los investigadores, las parejas suelen creer que la cantidad de dinero que se gasta en un anillo de compromiso o una boda se relaciona directamente con el nivel de compromiso. ¡Pero nada podría estar más equivocado!

¿Quizá éste sea el momento ideal para considerar las ventajas de tener una boda pequeña?

Mira aquí algunos tips para ahorrar en tu boda.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos