Novios nerviosos, ¿cómo lidiar con ellos?

Si tu futuro esposo está que muere de nervios, ¡no te preocupes! Te decimos cómo calmarlo.

Imprimir Enviar

Por: Alejandro Acevedo

Que un novio se ponga nervioso mientras se acerca al altar es más común de lo que piensas. Y, si lo analizamos bien, lo alarmante sería que llegara como si se hubiera casado mil veces, ¿no crees?

Es un hecho que a la mayoría de los hombres les asusta el compromiso. A unos más, a otros menos. Ante el notario, ellos sienten principalmente escozor. En tanto que a ellas les ilusiona tanto el vestido blanco que en ocasiones se olvidan de cerciorarse si ambos están realmente preparados para casarse. Lo curioso es que los dos esperan un “sí”, pero casi nunca coinciden en los tiempos.

Generalicemos: el pretendiente espera el “sí” cuando le propone a una chica que sean novios; ella espera el “sí, acepto” del novio cuando están aproximándose al altar. Él le teme al compromiso porque sabe que la tradición le demanda ser el proveedor del hogar. Si el enamorado ya tiene solucionado este asunto, durante el noviazgo dirá cosas como “con lo que gano podríamos mantener hasta tres niños” o “¿te gustaría este sofá en nuestra futura sala?”. En su discurso existe el propósito de que vivan juntos y de que tengan hijos. Sus mensajes te incluyen. Así es que si tu propósito es casarte con este chico, no te preocupes si ante el juez o en el altar se pone nerviosito.

Razones sobran. La responsabilidad que se está echando encima no es cualquier cosa. Abrimos un paréntesis para recalcar que aunque los dos trabajen, para él sigue siendo muy importante ganar lo suficiente para sacar adelante a la familia. Esto lo hará sentirse orgulloso de él mismo, seguro y reconocido. También podría ser que las ceremonias lo incomoden. Sea cual sea su caso, los nervios son naturales.


Él habla poco

Los hombres expresan menos de lo que deben y, como además no suelen aprender a reconocer sus sentimientos, sus dudas y temores se quedan adentro de su cabeza, aislados. Es entonces cuando el papel de la futura esposa debe salir a relucir. Tu fuerza radica en ayudarle a comprender sus sentimientos.

Tu primer “prueba” será él. Así que lo recomendable es hablar. Muchas veces él, sin saberlo, te está pidiendo que tengan buena comunicación. Tú sabes ponerle nombre a los sentimientos. Ayúdalo a alejarse de las pequeñas dudas que se pueden presentar aún después de que te haya dado el añillo de compromiso.


No hables de más

No brinques cada vez que lo veas nervioso. Haz caso omiso a tus paranoias. Nunca presiones, ni para construir ni para destruir. No hay mejor manera de colaborar que mostrándole, en silencio, tu confianza. La forma más triste de darle al traste a una relación es forzándola. Deja que las cosas evolucionen a su ritmo. Seguramente después del “sí, acepto”, ustedes se fundirán en un gran proyecto de vida “hasta que la muerte los separe”.


Para apaciguar a los nervios

-Revisen juntos la lista de pendientes de la ceremonia y la fiesta.

-Disfruten sus despedidas de solteros por separado, con sus respectivos amigos.

-Tómense un par de copas juntos para relajarse y platiquen sobre sus planes.

-Practiquen estos ejercicios de relajación.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos