Los 10 errores más comunes en la planeación de bodas

No elegir tu ajuar de novia a tiempo podría ponerte en serios aprietos.

La experta Pao Cantón explica en qué suelen equivocarse las novias al planear su día.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

No son pocas las novias que, en el torbellino que implica la planeación de una boda, dejan de lado aspectos relevantes que se ven reflejados en el gran día. Y es que no todas somos expertas en organizar eventos, ¡mucho menos el más importante de nuestras vidas!

Platicamos con la wedding planner Pao Cantón de Decora Ambientación, quien compartió con nosotras los 10 errores más frecuentes en la planeación de bodas. ¿Lista para no repetirlos tú misma? Toma nota.


No tener un presupuesto definido

Muchas novias tienen un “estimado” de lo que pueden gastar, pero no una cifra fija. Si no tienes definido exactamente cuánto puedes gastar, lo más probable es que te dejes hechizar por los proveedores y termines gastando mucho más de lo que tenías pensado… o peor aún, endeudándote por años. Mira estos tips para administrar tu presupuesto


Escoger el lugar sin saber la fecha de la boda

No pierdas el tiempo en visitar decenas de haciendas, jardines y salones si no sabes en qué fecha te casarás. Es importante que sepas si te casarás de día o de noche para elegir el tipo de lugar más conveniente de acuerdo al clima y época del año.


No reservar con anticipación

Son muchísimas las novias que dejan para el final elementos indispensables como el grupo musical o DJ, el banquete o el fotógrafo. Nuestra recomendación: reserva todo cuando menos con 4 meses de anticipación y deja los últimos tres meses sólo para afinar detalles. 


No tener una lista definida con el número de invitados

Con los invitados sucede algo parecido que con el presupuesto: si no tienes una lista definida, añadirás cada vez más personas y terminarás por salirte de tu presupuesto. Contempla que todos tus invitados puedan llevar cuando menos a un acompañante.


No confirmar a tus invitados

Es importantísimo que realices cuando menos una llamada de confirmación (puedes contratar a alguna persona para que lo haga por ti). Lo ideal es que ésta sea unas dos semanas antes del evento; así podrás dar el toque final a la organización de mesas para que todos tus invitados tengan un lugar asignado.


No contar con una agenda

Son pocas las novias realmente organizadas que establecen una agenda varios meses antes de la boda. Si no tienes un calendario de actividades, lo más probable es que te vuelvas loca con todo lo que debes hacer. 


No apartar el vestido de novia

Los vestidos de diseñador o importados requieren de un tiempo determinado para estar a tu alcance, y después, se requiere una serie de arreglos para que queden realmente perfectos. Por eso es importante que veas todos los modelos que puedas; si uno te gusta mucho, apártalo en ese momento; si esperas, puede que cuando regreses por él ya no esté disponible. Mira aquí cómo elegir tu vestido de novia.


No hacer los trámites prematrimoniales con tiempo

Muchas novias piensan que estos trámites son la parte más sencilla de una boda, pero esto no es así. El trámite de matrimonio requiere recolectar muchísimos papeles que no solemos tener a la mano. Considera también el tiempo que requiere asistir a las famosas pláticas prematrimoniales.


No realizar una prueba de maquillaje y peinado

Quieres ahorrar dinero, y entonces decides prescindir de la prueba de maquillaje y peinado. Te sugerimos fuertemente que no lo hagas: ahorra en otros aspectos, pero nunca en éste. Si no haces una prueba, no tendrás forma de saber exactamente cómo lucirás en tu gran día. 


No tener definido un estilo de boda

Si no tienes bien claro cómo quieres que sea tu boda –elegante, bohemia, tradicional, íntima– terminarás por incorporar miles de estilos y tu boda podría carecer de personalidad.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos