El matrimonio en los tiempos de Tinder

Matrimonio en los tiempos de Tinder

Todo comenzó con un 'swipe'

Imprimir Enviar

Por: Jordi Linares Rivas

Los tiempos cambiaron y con ellos, la forma en la que nos relacionamos. Algunas veces pareciera que en en medio de la era de mayor conectividad, es cuando más desconectados estamos. Pero lo cierto es que la tecnología cumple la parte tanto de distractor como de catalizador de nuestras interacciones y es innegable lo ha transformado todo, incluso, la forma en la que nos casamos.


Cuando Sean Rad y Justin Marteen crearon Tinder en 2012 su misión era conectar a las personas con gente que aún no conocían, pero les gustaría conocer. Para ellos, era una forma de romper la barrera del miedo al rechazo y atreverse a conectar con distintas personas. ¿Los resultados? los mismos que se pueden obtener después de ir a un bar, a un café o a una fiesta, dependen completamente de las personas.


Para Daniela Doig, esta aplicación fue la herramienta que la llevó a conocer al amor de su vida, Billy. Ella regresaba de celebrar su cumpleaños número 30 en Nueva York y una noche entre amigos la convencieron de bajar Tinder. ¿Por qué no? pensó, después de todo, viviendo en una ciudad tan chica como San Luis Potosí, cada vez se volvía más difícil conocer gente nueva.

Daniela_Doig_Y_Billy


Propuesta Daniela y Billy



Cada día, hay más de 16 millones de swipes y más de un millón de mensajes enviados en Tinder. En México, hay cerca de 3 millones de matches al mes. Uno de ellos fue el de Daniela y Billy. 


Dos semanas después de haber bajado la aplicación, Daniela recibió un mensaje, se trataba de Billy de San Miguel de Allende. "Había algo en sus fotos que me había gustado, se veía súper alegre" recuerda "le contesté más tarde y empezamos a hablar." Después de unas horas de plática, intercambiaron teléfonos y continuaron conversando. "Yo era muy novata en esto y no había reglas, no me importaba si estaba hablando mucho o no". Ese mismo día, siguieron su plática en una llamada que duró hasta las dos de la mañana. Ellos no lo sabían, pero ese era el principio de una relación que terminaría en matrimonio.


De acuerdo con voceros de Tinder, la aplicación enriquece las relaciones, permitiendo que estas sean más inmediatas y diversas. Dando a sus usuarios la posibilidad de conocer a personas con las que saben desde un principio que hay gustos afines sin importar los límites geográficos, es una forma de contactar con gente que jamás imaginaron y entablar desde amistades, hasta relaciones. Así fue como Daniela y Billy pudieron comenzar una relación aún estando a una ciudad de distancia.


Una semana después de conocerse vía Tinder, Billy viajó a San Luis Potosí para concoer a Daniela. A partir de ese momento, la relación creció como una bola de nieve. "Cuando lo vi lo supe y dije "con él me voy a casar"". Pasaron tan solo unos meses para que se comprometieran. En diciembre de 2015 se casaron por el civil y en febrero de 2016 llegará el esperado momento en el que celebren su enlace religioso. Y todo comenzó con la decisión de deslizar el dedo a la derecha en una pantalla.


Daniela_Doig_Y_Billy


Boda civil Daniela y Billy


México representa para la aplicación el noveno mercado más grande. La franja de edad de principales usuarios es de 18 a 34 años, por lo que no resulta tan sorpresivo que cada vez haya más parejas que estén encontrando el amor a través de esta red social. La persona indicada siempre nos encuentra de formas inesperadas, si tan solo le damos la oportunidad a la vida de sorprendernos.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos