Dormir en pareja

Que el sueño no se convierta en una pesadilla

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

El lecho nupcial es el cielo para muchas parejas, sin embargo, compartir la cama puede convertirse en un infierno, debido a ciertos hábitos y costumbres de sueño propios o de nuestra pareja. Nada de que asustarse, pues es muy probable que se acoplen enseguida y duerman sin reparo desde la noche de bodas.

Científicos de la universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, aseguran que las mujeres que viven en pareja tardan menos tiempo en quedarse dormidas y se despiertan menos por las noches; debido a que el sentimiento de seguridad que trae el dormir acompañado, disminuye los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Otra investigación apunta que las parejas que durante el día conviven en armonía, por las noches duermen a pierna suelta. Esto se debe a la alta producción de oxitocina, la hormona del amor.

Llegó el momento de la verdad, acoplarse en la cama… para dormir. Y es que cada uno tiene hábitos y costumbres que pueden llega a afectar el sano descanso de su pareja y, si no duermen bien, es probable que amanezcan irascibles, cansados o de mal humor. Dormir bien hace la diferencia, consigan un sueño generoso y tranquilo desde la primera noche juntos.

Lograr un buen descanso en pareja es posible, solo sigan estos hábitos saludables de sueño:

Si alguno ronca, busquen el origen. Puede deberse a una mala postura, congestión nasal, sobrepeso, alergia, abuso en el consumo de alcohol o apnea del sueño.

Si son como un hielo y un carbón, y uno muere de calor y el otro de frío, usen dos juegos de sábanas o cobijas separadas para regular sus respectivas temperaturas.

Si uno patea durante la noche, la causa podría ser estrés acumulado. Un poco de ejercicio, meditación o relajación es la solución.

Si tienen tele dentro del cuarto, acuerden una hora para apagarla. ¿Otra posibilidad? Sáquenla de la habitación.

Si uno de ustedes tiene el sueño más ligero, puede irse a la cama antes que la pareja y, así, caer bien dormido antes del torbellino nocturno.

En casos extremos, recuerden que existen las camas king-size, los tapones para los oídos, guardas para la boca y hasta antifaces para los ojos.

¡Dulces y felices sueños!

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos