7 cosas que pasan en las bodas y las novias ni se enteran

Cosas que pasan en la boda

Existen tantas historias en torno a una boda que es imposible darte cuenta de todas ellas.

Imprimir Enviar

Por: María Fernández Pellón Valdés

Las bodas son uno de los eventos sociales más divertidos a los que asistimos. Los novios están felices por su unión y los invitados están encantados por celebrar el amor de sus seres queridos y pasarla increíble hasta altas horas de la madrugada.


A pesar de que es la fiesta de los novios, ellos pocas veces se enteran de todas las aventuras que viven sus invitados. Aquí encontrarás situaciones divertidas que vemos en las bodas y de las que probablemente la novia nunca se entera.


1. La mayoría de los invitados llega tarde a la boda religiosa


En nuestro país la impuntualidad es una práctica común. Pasa en todas las bodas, invitados que llegan al final de la misa y se toman la foto como si hubieran llegado antes que la novia. Tampoco falta el que de plano se salta la misa y llega directo al salón o al jardín, toma un coctel de la barra y espera a que lleguen los demás invitados.


2. Habrá invitados inconformes con su mesa


Nunca faltan las personas que no se toleran entre ellas, tú no lo sabías y ¡sorpresa! les tocó sentarse en la misma mesa. Por amor a los novios intentarán ser cordiales. Además el sufrimiento no será tan grave ya que al empezar la fiesta se irán directo a la pista a bailar y alejarse los unos de los otros.


3. Algunas mujeres se reunirán para criticar


Siempre hay mujeres que se juntan para criticar los vestidos de las demás invitadas y a veces hasta se atreven a criticar el vestido de la novia o la comida. Claro que nunca te lo dirán en la cara, pero podrás verlas sentadas en una mesa riéndose y escudriñando con la mirada a quien les pase en frente.


4. Muchos se olvidan del glamour


Aunque las bodas siempre exigen un arreglo personal decente y elegante, a la hora de la fiesta a la gente se le olvida que está en vestido o en traje y demuestran sus pasos de baile más ridículos y divertidos o se ponen más graciosos de lo normal después de unos tragos. Se puede ver hasta el tío más recatado bailando sin pena en medio de su familia.


5. Alguien siempre acaba en el piso


No hay boda a la que no haya ido en donde una niña no se resbale o un invitado intentando hacer una pirueta-brinco-lanzamiento termine con la cara en el piso. Lo bueno de estos deslices es que la mayoría lo toma con humor y todo queda como una anécdota divertida que se cuenta en las reuniones.


6. Algún primo prueba por primera vez el alcohol


Para los adolescentes una boda es el lugar ideal para cometer este acto de rebeldía: sus papás no están pendientes y nadie les va a pedir que saquen tu credencial del INE para comprobar tu edad. Puede ser que un grupo de primos menores se junten y tomen a escondidas o que los primos grandes le den a probar a los más chicos. Lo que es seguro es que entre familia siempre todos se cuidan por lo que no será una aventura que termine en desastre.


7. Se forman parejitas inesperadas


Para los solteros las bodas son un lugar óptimo para conocer gente nueva. Por eso siempre sucede que tu amiga acaba con el mejor amigo del novio o una de tus primas conozca al amor de su vida en la pista de baile. La música y el ambiente propician a que surja el amor, no importa la edad ni los planes. 


Y por último no hay invitado que no salga de una boda sin buenos recuerdos de lo bien que todos la pasaron, lo mucho que bailaron y lo felices que vieron a los novios en su primer día de matrimonio.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos