Consejos para relajarte antes de tu gran día

Respira y aprende técnicas para combatir el estrés días antes del enlace.

Imprimir Enviar

Por: José Antonio Montes de Oca

No hay novia en este mundo que no sienta nervios antes de ir al altar. Sin embargo, dejar que éstos te invadan hasta convertirte en una bridezilla (sí, esas a las que todos le huyen) no es tan buena idea, a menos que quieras terminar con tu bienestar emocional y el de quienes te rodean. 

¿La solución? Aprender a lidiar con las emociones. Aunque para controlar los nervios no hay receta, la psicoterapeuta Margarita Montes de Oca sugiere buscar técnicas que den la sensación de tener el control.




“Es más facil dominar un miedo si sabes de dónde proviene”
, subraya la especialista. Así, el primer paso para sentirte mejor es ubicar lo que te provoca temor: la crítica de algún pariente, la incertidumbre acerca de dónde vivirás con tu futuro esposo, los pendientes de logística que faltan por resolver de la boda o de la luna de miel. Una vez encontrado el problema, puedes empezar a buscar una solución.

Desahogarte es muy benéfico e incluso necesario cuando te sientes estresada. Acércate a tu mamá, a tus hermanas o a tu mejor amiga, o incluso busca ayuda profesional. Permite que te aconsejen. "Las personas externas a un conflicto siempre tendrán una sugerencia bastante neutral que podría resultar útil”, agrega la especialista.

“Si el estrés se vuelve algo que te rebasa, te quita el sueño o te genera malestares físicos, entonces ya no es natural. Definitivamente, hay que recurrir a un profesional”, advierte. Asimismo, existen otras técnicas para que puedas disfrutar plenamente de todos tus preparativos nupciales.


Contacto contigo misma

El estrés siempre se incrementa con la prisa, así que procura darte pequeñas pausas durante los preparativos nupciales. Siéntate derecha y recarga tu columna sobre un respaldo. Coloca los pies en el piso, cierra los ojos, inhala profundo por la nariz y exhala lentamente por la boca.

Masaje craneal

Acuéstate boca arriba sobre la cama, respira profundamente y suelta el peso de tu cuerpo. Con las yemas de los dedos date un masaje en todo el cuero cabelludo. ¡Liberarás tensión y aligerarás la presión sanguínea!

Reconoce y valora

Si consideras que tu futuro esposo te está dejando todo el trabajo y la responsabilidad de los preparativos de la boda, dialoga con él. Los hombres reaccionan de manera diferente, por lo que es importante que haya buena comunicación. Tu novio y tú son muy distintos. Cada uno de ustedes aporta a la relación sus respectivos aspectos. Es preciso que abras tu corazón y nunca olvides que esas diferencias son las que los enriquecerán por siempre como pareja.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos