Bora Bora: paraíso de recién casados

¡El paraíso mismo!

Este sitio es una alternativa perfecta para aquellas parejas que adoran combinar el lujo con la aventura.

Imprimir Enviar

Por: Carolina García

El nombre en sí remite a un escenario probablemente creado en la imaginación: aves de brillantes colores, plantas gigantes, aguas cristalinas y un comité de bienvenida con un collar de flores. ¿Existe este lugar? Sí, y es ideal para iniciar su vida juntos en una sucursal del paraíso.

Ubicado en la Polinesia Francesa, al noreste de Tahití, a esta especie de isla (el término correcto es atolón) le bastan 259 kilómetros cuadrados para maravillar a quien lo visita. Esta colonia francesa del siglo XIX hoy es muy gustada por parejas y también es un destino favorito para bodas. Su nombre original en tahitiano es Pora Pora, cuyo significado es “primer nacimiento”. Está conformada por un volcán extinto, rodeado por un lago que lo separa del Pacífico por un arrecife.

 

Llegar a otro mundo


El aeropuerto se encuentra en el Motu Mate, a media hora de la capital. Desde ahí, un barco los llevará a su hotel y es que, de hecho, las embarcaciones son el medio de transporte más utilizado. En Bora Bora hay muchísimos hoteles de lujo, pero no en grandes edificaciones sino en bungalows, en su mayoría construidos sobre las cristalinas aguas de mar y con todas las comodidades del primer mundo. Cada hotel se erige sobre un pequeño islote y está hecho de bambú, rattán, madera de Tazmania y cedro rojo. Es una delicia bajar a la terraza de la habitación y sumergirse en las aguas de la laguna. 

Aunque durante el día la temperatura es agradable, en la madrugada refresca. Por eso, otra opción es escoger un bungalow ubicado al interior de la selva, de modo que la vegetación funcione como escudo.

              

Aventura de impacto

Si les gusta admirar la vida marina pero sin mojarse, éste es el sitio indicado. Vean los arrecifes de coral o hagan un recorrido en canoa hasta un islote solitario (¿habrá algo más romántico?). Si prefieren vivir la emoción del mar desde dentro, dos de los atractivos principales son internarse en las aguas con un trozo de pan para alimentar a los peces mariposa o, incluso, alimentar tiburones y mantarrayas desde una barrera (“shark feeding”). ¿Se animan?

 

              

Para abrir boca

La gastronomía de Bora Bora está conformada mayormente por pescados y mariscos, frutas tropicales (sus mermeladas son famosas, ¡y deliciosas!), carne de cerdo y arroz. Una costumbre es participar de la “Tamaara”, una fiesta típica: en un horno subterráneo se coloca, sobre piedras calientes y envuelta en hojas de plátano, carne de puerco que se cubre con arena y se cocina a fuego lento. La tradición es comer todo con la mano, acompañado de salsa de coco. Sin embargo, también hay menús internacionales de primera calidad.


¡Aguas!

Al ser un clima tropical, suele llover, no obstante que el tiempo es soleado. Lo ideal es visitarlo entre mayo y octubre y evitar de noviembre a abril, pues los pueden sorprender los vientos huracanados. 


Mira también: Lencería para una luna de miel en la playa

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos