10 cosas que toda novia da por sentado (y no debería…)

Foto: 20th Century Fox

Más que ayudarte, estas ideas preconcebidas podrían perjudicarte.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

La planeación de una boda es una etapa única que estará marcada por la magia y las emociones fuertes. Si te encuentras en este momento de tu vida, es probable que tengas algunas ideas en torno a lo que debe o no pasar en el camino al altar. De ser así, ¡cuidado! Más que ayudarte, estas preconcepciones podrían perjudicarte. Sigue leyendo y descubre si deberías pensar dos veces en algunas cosas que ahora das por sentadas:


La novia es el centro del universo

Es cierto: tu boda será el evento más importante de tu vida, un momento único e irrepetible en el que la protagonista serás tú y nadie más. Sin embargo, esto no significa que todo deba girar en torno a ti mientras llegue el día. Tu familia estará emocionadísima, tus amigas te apoyarán y los invitados harán lo posible por estar contigo, pero ¡aguas! Ten cuidado con creer que todos deben dejar sus actividades a un lado para ponerse a tu servicio.


Todos deben aguantar su mal humor

Obvio, como estarás atiborrada de pendientes y súper estresada, no tendrás el mejor humor del mundo. Evita convertirte en una bridezilla insoportable si no quieres alejar a las personas que quieren ayudarte. Recuerda: nadie, ni siquiera tu futuro esposo, tiene por qué aguantar desplantes o malos tratos.


Ella debe organizarlo todo; él solo debe aprobar

Existe la creencia de que las novias son quienes organizan una boda, y los novios sólo sacan los billetes de la cartera y dicen “eso me gusta” o “eso no”. Hoy día, tanto ellos como ellas aportan dinero para la boda, y ambos toman decisiones para que este día tan importante sea tal como lo sueñan. Inclúyelo en la organización de la boda: déjalo que tome decisiones contigo y asígnale tareas.


Los padres deben invitar a todos sus amigos

Sobre todo si tu familia es muy tradicional, es probable que tus padres te hayan advertido que quieren “cinco mesas sólo para sus amigos”… aunque sean personas que ni siquiera conozcas. Si las amistades de tus papás están ocupando lugares de otros invitados importantes para ti, no dejes de decírselos. Explícales que éste es un evento muy importante para ti, y que quieres que estén presentes personas que signifiquen algo para ustedes. Lo entenderán.


Las damas están dispuestas a gastar sus ahorros

Tus damas no tendrán problema alguno en gastar todos sus ahorros para complacerte. ¿Verdad? Antes de exigir a tus queridas damas de honor que gasten una millonada en el viaje de despedida, el vestido y tu regalo, piensa que tienen sus propios compromisos financieros, y podrías meterlas en un aprieto al pedirles que gasten tanto. Platica con ellas sobre sus posibilidades económicas.


Todo debe salir perfecto

Es el día más importante de tu vida, y por eso quieres que hasta el mínimo detalle esté bajo tu control. Más que tener una boda perfecta, esta actitud podría derivar en una crisis de nervios. ¿Nuestra recomendación? Si no quieres volverte loca, contrata a una wedding planner, o, si prefieres hacer todo tú, enfócate en las cosas que consideras más importantes de tu boda y deja que todo lo demás fluya.


El estrés y la organización de la boda van de la mano

Tal parece que, si una novia no está hasta el tope de estrés, no está viviendo al máximo la planeación de su boda. ¡No tiene que ser así! La organización de tu enlace debería ser algo para disfrutar, y no un verdadero martirio. Olvídate de jugar el papel de bridezilla y enfócate en lo importante: disfrutar el camino al altar y prepararte para lucir bellísima en tu boda. Si sientes que la tensión se te sube a la cabeza, pon en práctica estas técnicas de respiración.


Tendrás que invitar a ciertas personas aunque no quieras

Compañeros de trabajo, amigos de tus papás, familiares lejanos que no ves desde hace años… Esos invitados que, sumados, conforman más de la mitad de tu lista. Te invitamos a reconsiderar esta “obligación”: ¿en serio quieres rodearte en este día por personas que no significan nada para ustedes? ¿Prefieres quedar bien con medio mundo o tener una boda realmente especial?


Te “dará el bajón” después

¿Has escuchado que las novias se sienten tristes después de su boda, y asumido que esto es normal? ¡Error! No tendrías por qué sentirte deprimida una vez que ha terminado tu fiesta y comenzado la vida en pareja… sino todo lo contrario. Mira aquí qué es la depresión post boda y cómo puedes evitarla.


Te endeudarás con tal de tener el enlace de tus sueños

Dicen que boda sólo hay una, y vale la pena gastar todos tus ahorros y hasta endeudarte con tal de tener la fiesta de tus sueños. Piensa dos veces antes de caer en esta suposición. Según un estudio reciente, la deuda para pagar un enlace es una de las principales causas de la depresión post-boda. Nuestra sugerencia: siéntate con calma a fijar un presupuesto para tu boda y ajústate a él.


Relacionado: 8 cosas que todos los invitados esperan de tu boda

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos