Lelo, la marca de objetos de placer de lujo ya está en el Palacio