¿Niños en mi boda? No, por favor

Niños en mi boda, ¿será bueno? Una pregunta que nos hacemos a la hora de tener que hacer las invitaciones. Sabemos que, en su mayoría, las bodas son eventos exclusivos de adultos. Incluso, por medio de las invitaciones, se hace mención de que los niños no son requeridos a la recepción. Pero, ¿qué hacemos cuando son parte del cortejo, hijos de familiares directos o de amistades imprescindibles en tu gran noche? ¡Mantén la calma!

En un principio deberás definir que los niños serán de edades diferentes. Por ello, tendrás que poner mucha atención en puntos estratégicos para que tu boda no termine convirtiéndose en un centro de diversiones infantil. Y, de esta manera, los adultos estarán el mayor tiempo posible divirtiéndose en la fiesta y no corriendo tras ellos. Toma nota.

Habitación para menores

Si la locación de tu recepción es en un hotel, debería contar con una habitación en cortesía o con costo adicional para uso de los novios. Infórmate directamente con el asistente del lugar sobre ello. Esta habitación tendrá que ser adecuada como dormitorio y área de juegos para los niños. No olvides dejarles juguetes con lo que puedan entretenerse.

Nanas para los menores

Esta es una herramienta que puedes utilizar a tu favor. Regularmente encuentras agencias que tienen personal ampliamente capacitado para desempeñar este tipo de labores en eventos como el tuyo. Ellas deberán estar dentro de la habitación adaptada para los menores y son responsables de cuidar, entretener y alimentar a los niños. Adicional a su pago, contempla la cena de estas personas. Además de comunicarle al banquetero o a tu coordinadora la cantidad de niños que serán alimentados en la habitación de menores, para que hagan la entrega de los alimentos en el cuarto. Notifica a tus invitados que contarás con un cuarto para el cuidado de los niños con personal calificado. Así, tendrán la confianza de dejar al cuidado de ellas a los niños.

Área de menores dentro de la recepción

Te preguntarás cómo crear un área exclusiva para ellos sin romper con el contexto de tu boda. Lo primero que tendrás que hacer es saber la cantidad de infantes que pueden sentarse en la mesa por sí mismos. Después, solicita mobiliario para menores que vaya a juego con el de la fiesta. Incluso, podrás pedirle platillos de menor para que cenen algo que les guste y así economizarás un poco. Intenta que esta área esté lo mas lejos de la pista y los adultos jóvenes. Posteriormente, encárgate de crearles un ambiente entretenido, como poner al centro de la mesa dulces, libros de dibujo, colores, inflables, juguetes, etc.

Como puedes notar, los niños dejaron de ser una misión imposible. Pues además de que los padres podrán divertirse y no tendrán que retirarse temprano por sus hijos o simplemente no asistir por no tener con quién dejarlos, tú podrás disfrutar de la presencia de tus seres queridos el mayor tiempo posible en tu boda.

Relacionado:

6 motivos para no invitar niños a tu boda

También podría interesarte:

mm
Aurora Castro

Mujer emprendedora, valiosa, amorosa de sangre mexicana, periodista y comunicologa por vocación, wedding planner en Mérida y amante del café.

No Comments Yet

Comments are closed