Buscador
Ver revista digital
Destacado

Las 7 cosas que hacen los padres que quieren tener hijos exitosos

18-08-2020, 1:27:00 PM Por:
Ben White, Unsplash
Ben White, Unsplash

Aunque no haya una receta para criar hijos exitosos, una investigación ha resaltado algunos factores útiles que los llevan a serlo.

Cualquiera que tenga hijos, o espere tenerlos, quiere que no se metan en problemas, que les vaya bien en la escuela y que hagan cosas increíbles en el mundo profesional. Aunque no haya una receta para criar hijos exitosos, una investigación ha resaltado algunos factores útiles que predicen el éxito.

Markus Spiske, Unsplash
Markus Spiske, Unsplash

Altas expectativas

Usando los datos de una encuesta realizada a 6,600 niños nacidos en 2001, el profesor Neal Halfon y sus colegas descubrieron que las expectativas que los padres tenían de sus hijos tenían un gran efecto en sus logros. De acuerdo con Halfon, los padres que veían la universidad en el futuro de sus hijos parecía llevarlos a alcanzar sus metas sin importar el ingreso económico de la familia.

Esto también tiene que ver con el Efecto Pigmalión, el cual establece que lo que una persona espera de otra puede influir en su rendimiento. En el caso de los niños: viven para cumplir las expectativas de sus padres.

Anastasiya Pavlova, Unsplash
Anastasiya Pavlova, Unsplash

Un estado socioeconómico más alto

 Trágicamente, muchos crecen en pobreza, una situación que limita severamente su potencial. Actualmente se está volviendo más extremo. Según un estudio de la Universidad de Stanford, las evaluaciones de los niños con más dinero salen mejor que las de los que no cuentan con muchos recursos.

Niveles educativos altos

Un estudio de 2014 llevado por la Universidad de Michigan dice que las madres que terminan la escuela crían a niños que también lo hacen. En cambio, los que nacen cuando la madre tiene 18 años o menos no suelen finalizar sus estudios.

La aspiración es en parte responsable. En un estudio de la Universidad Bowling Green afirma que el nivel educativo de los padres cuando el niño tiene ocho años produce significativamente el éxito profesional y educativo de este 40 años después.

Anastasiya Pavlova, Unsplash
Anastasiya Pavlova, Unsplash

Habilidades académicas prematuras

Un meta análisis de 2007 realizado a 35 mil niños de preescolar en Estados Unidos, Canadá e Inglaterra dice que desarrollar las habilidades matemáticas de los estudiantes anticipadamente puede ser una gran ventaja.

Ofrecer un mejor cuidado

Un estudio de 2014 realizado a 243 personas de bajos recursos indica que los niños que recibieron este tipo de cuidado en los primeros tres años no solo tenían un mejor rendimiento en sus exámenes académicos, sino que tenían relaciones más sanas y grandes logros a sus 30 años. Darles cariño proporciona una base segura para explorar el mundo.

Felipe Salgado, Unsplash
Felipe Salgado, Unsplash

Evitar el tiempo perdido con los niños

De acuerdo con una nueva investigación en el Washington Post, el número de horas que las mamás pasan con sus hijos entre los tres y 11 años hace muy poco para predecir el comportamiento, bienestar y logros de éstos. De hecho, entre más los sofoques tienen menos probabilidades de éxito.

Existe también el contagio emocional, el cual indica que es posible que los hijos se contagien del estado de ánimo de los padres. Si están felices los otros lo estarán, si están cansados o frustrados, pueden transferirlo a sus hijos.

Bruno Nascimento, Unsplash
Bruno Nascimento, Unsplash

Enseñar una mentalidad de crecimiento

Durante décadas, la psicóloga Carol Dweck ha dicho que los niños (y adultos) ven el éxito de dos maneras:

  • Una “mentalidad fija” asume que nuestro carácter, inteligencia y habilidad creativa son cosas que tenemos y que no podemos cambiar de una forma significativa. Además, el éxito es la afirmación de esa inteligencia inherente. Luchar por el éxito y evitar el fracaso a toda costa se convierten en una forma de mantener el sentido de ser inteligente o hábil.
  • A una “mentalidad de crecimiento” le gusta el reto y ve el fracaso no como la evidencia de no ser inteligente, sino como una forma de crecimiento y de expandir las habilidades existentes.

En el centro es una distinción de la forma en la que asumes cómo tu voluntad afecta tu habilidad y eso tiene un gran efecto en los niños. Si se les dice que salieron muy bien en el examen debido a su inteligencia innata tendrán una “mentalidad fija”. Si les va bien debido al esfuerzo eso les dará una “mentalidad de crecimiento”.

Así que cuando felicites a tus hijos no lo hagas porque fueron inteligentes, sino por gran esfuerzo.

Relacionado:

bebés hijos niños exitosos padres
mm El medio líder dedicado a emprendedores y Pymes. Encuentra tips de negocios con un estilo sencillo y fresco, basado en casos de éxito.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias