Suscríbete

Nupcias 129

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Boda

Catártico Trash the Dress de una novia plantada en el altar

Por:

05-01-2015, 11:51:00 AM

Esto es lo que sucede cuando un corazón roto se transforma en arte.

“Algunas veces, cuando la vida te arroja limones, tus planes cambian por completo. Entonces haces un vaso monstruoso de limonada”. – Elizabeth Hoard, fotógrafa de bodas

Cuando Shelby Swink, una chica de Memphis, Tennessee, conoció a T, se enamoró de inmediato. A los dos años él se mudó de ciudad para vivir con ella, y pocos meses después, le pidió que se casaran. Comenzaron a planear su boda en marzo: la fecha elegida fue noviembre de 2014.

“Le dediqué meses en cuerpo y alma a los planes de boda. Sería una celebración de nuestro amor y nuestro compromiso, así que quería que fuera simplemente extraordinaria”, explicó en entrevista con Offbeat Bride. Sin embargo, cinco días antes del gran día sucedió lo inesperado: su novio le dijo que no se sentía realmente enamorado y que quería cancelar la boda.

“Entré en shock, no tenía ni idea de qué pensar o hacer. Me sentí aturdida”. Los siguientes días, en medio de la confusión y el dolor, se dedicó a llamar a los invitados, cancelar proveedores y hacer planes de emergencia para mudarse de departamento.

Fue entonces cuando Elizabeth Hoard, quien sería su fotógrafa de boda, tuvo una idea fuera de serie. “Aunque ya no habría boda que fotografiar, no quería que las cosas terminaran así. Seguro habría algo que yo pudiera hacer, alguna forma de ayudarla en este momento difícil”. Dos días antes de la fecha marcada para el enlace, Elizabeth le propuso a Shelby una sesión de fotos estilo Trash the Dress para “soltar” la dolorosa experiencia y abrirse a un futuro nuevo.

Shelby decidió llevar a cabo la idea, y fue apoyada en todo momento por sus seres queridos. A la divertida sesión acudieron sus padres y damas de honor; todos se arrojaron pinturas de colores, brindaron con champaña y fumaron puros mientras posaban para la cámara. “En el instante en que la pintura tocó mi vestido, me sentí libre. Fue una experiencia liberadora y catártica”, confesó. Actualmente, el vestido se exhibe en una tienda de vestidos de novia de Memphis.

Las fotos de Shelby, que ya dieron la vuelta al mundo, se han convertido en una gran fuente de inspiración para las chicas que atraviesan por situaciones similares. ¿Su mensaje final? “Recuerda siempre ser fiel a ti misma y creer en tu propia fuerza. Puedes superar cualquier obstáculo que la vida te arroje”.

Fotos: Elizabeth Hoard Photography / síguela en Facebook

Mira el video creado por el papá de Shelby:

Relacionado: Inspiradoras fotos de novia que perdió a su prometido

La revista de novias líder en México, donde encontrarás todos los tips para tu boda.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios

Lo último

Pasteles

¿Un pastel de boda de Vera Wang para Ladurée? ¡Sí, por favor! Si los diseños de Vera Wang fueran postres, ¿cómo serían? ¡Descúbrelo! María Elena Gallegos

Actualidad

Los libros de Virginia Woolf que tu feminista interna debe leer Los libros de Virginia Woolf han inspirado a las feministas de hoy, por lo que nada mejor para conmemorar el natalicio de la escritora que leyendo sus creaciones. María Elena Gallegos

Boda

6 tipos de bodas religiosas que tienes que conocer Desde la ceremonia católica hasta la hindú, te contamos todo sobre los diferentes tipos de bodas religiosas. Mariel Otero del Río

Fotografía

Inspírate en estas fotos para tu álbum de boda Como cada año, expertos de todo el mundo participaron en el concurso MyWed Award. Inspírate en estas fotos de bodas premiadas y logra el mejor álbum. Sandra Notario

Boda

Logra estos detalles para una boda espectacular Los pequeños detalles hacen la diferencia. Si quieres tener un enlace memorable, implementa alguna de estas ideas. Sandra Notario

Vestidos de Fiesta

SAG Awards 2018: Los mejores vestidos de la alfombra roja Los vestidos más espectaculares y la tendencia de la alfombra roja de los SAG Awards 2018. Mariel Otero del Río