Lazo nupcial

Como su nombre lo indica, este elemento enlaza la vida de dos personas. La tradición se remonta a los aztecas, quienes solían atar sus túnicas para simbolizar el nuevo compromiso de la pareja. Posteriormente, los evangelizadores españoles recurrieron al lazo para unir las manos de los novios.
Por lo general, los hermanos de los novios son los encargados de colocarlo, aunque también pueden elegir a dos damas o una dama y un padrino. Lo más recomendable es encargarle el lazo a un matrimonio que ustedes admiren para poder recibir consejos sobre la vida de casados.
El lazo se acomoda justo después de que los novios se dan los anillos, y con la misma finalidad, el hombro del novio se cubre con el velo de la novia.
Los lazos pueden ser de plata, oro, perlas, flores, cordón, cristal o madera. Al margen del material que elijan, recuerden siempre la importancia de reafirmar su compromiso.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.