Wedding fails: las pesadillas de toda novia hechas realidad

desastres en boda

Tres novias comparten los momentos que hicieron peligrar su boda.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Una boda implica un trabajo arduo de meses, incluso años. Por eso, el hecho de que no todo salga conforme a lo planeado puede derivar en una enorme frustración. Pero en “EL” día todo puede pasar: la comida no llega, se presenta alguien que no es bienvenido, el mobiliario se daña… A continuación, tres novias comparten las situaciones que hicieron peligrar sus bodas.


El mesero impertinente

“Ya era de noche y yo estaba bailando feliz de la vida con mis damas. De pronto una amiga llegó a advertirme que un mesero traía unas copas de más. Fui a investigar y ¡sorpresa! El mesero, a todas luces borracho, iba de mesa en mesa pidiendo que le dieran una ‘propinita’. Yo me había encargado de cubrir esos gastos para que nadie molestara a mis invitados, pero a él le dio igual. Cuando mi esposo le pidió que se fuera, se enojó y empezó a armar pleito, pero por fortuna sus compañeros lo sacaron del lugar”. 

Erandi Montes, empresaria, 32 años


¿Y la comida? “Bien, gracias”

“Eran las 2:30 de la tarde y no habían servido la comida (yo había pedido que lo hicieran a las 2). Fui a la cocina y ¡no había nada! Me dijeron que “no tardaría en llegar”, pero pasó una hora y nada. Los niños morían de hambre y tuvimos que pedir hamburguesas. Apenados, mi esposo y yo nos paramos en medio de la pista y pedimos disculpas por el micrófono. Mi papá, enojado, fue a buscar ‘al responsable’ para reclamarle y regresó con la presión altísima. La comida llegó dos horas tarde. Por fortuna nuestra familia y amigos rescataron todo y tuvimos una boda inolvidable”.

Cecilia Vázquez, diseñadora, 29 años


¡Invitados al agua!

“El peor desastre que he presenciado en una boda fue cuando se cayó la carpa. Era una fiesta de muchísimas personas, unas 400. Fue en una ex hacienda, no recuerdo bien el nombre, pero cayó una tormenta de proporciones épicas (lo más curioso es que no había llovido en meses) y la carpa no aguantó el peso del agua. Una parte se colapsó y varios invitados se empaparon… incluida la novia. La pobre lloró por la frustración, pero la fiesta siguió su curso y después de un rato a todos se les olvidó el incidente”.

-Laura Almeida, periodista, 30 años


¿Quieres evitar contratiempos en tu boda? Te decimos cómo lograrlo

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos