Vida en pareja: comprar o rentar, ¿cuál es la mejor opción?

¿Comprar o rentar una vivienda?

Antes de tomar una decisión, ¡infórmense! Aquí, lo básico que deben saber.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Sabemos que planear una boda puede consumir todos tus pensamientos y tu energía: hay que pensar en el vestido, la decoración, el banquete, la luna de miel… Pero, más allá de la fiesta, hay algunos factores que necesitas considerar antes de ir al altar. Uno de ellos –quizá el más importante– es dónde van a vivir.

En este sentido, la gran interrogante es: ¿conviene más comprar o rentar una vivienda? La respuesta es que no hay una respuesta fija. Ambas opciones tienen pros y contras. Lo importante es que, antes de tomar una decisión, se informen sobre lo que representa cada una de ellas. ¡Sigue leyendo!


Rentar un inmueble

Ventajas

No necesitarán desembolsar grandes cantidades de dinero.

Pueden adaptarse a un presupuesto determinado.

Si viajan constantemente por periodos cortos, ésta es la mejor opción.

Las rentas suelen ser más baratas que las mensualidades de una casa. Esto implica que pueden tener acceso a una mejor casa de la que podrían comprar. Si sus gastos fijos son elevados, lo más probable es que de momento no puedan reunir el monto del enganche para una vivienda grande.

Pueden adaptarse a las circunstancias; por ejemplo, si la empresa en donde trabajan está en un periodo inestable, es más fácil buscar una renta más barata que pagar una mensualidad fija de la compra de una casa.


Desventajas

No invertirán en un patrimonio.

No podrán hacer cambios importantes en la estructura y decoración del lugar.

El dueño podría reclamar la vivienda en cualquier momento.


Comprar un inmueble


Ventajas

Se harán de un patrimonio para su familia.
Tendrán un lugar estable donde vivir.

Se olvidarán de estar pagando gastos extras que implica una renta.

Pueden arreglarla de acuerdo a sus gustos. Si quieren tirar una pared o poner un muro, estarán en todo su derecho.


Desventajas

Deberán desembolsar una gran cantidad de dinero. 

Para obtener un crédito hipotecario les descontarán hasta 25% de sus ingresos.

¿Piensan comprar? En México, la mejor edad para hacerlo es entre los 28 y los 30 años.

¿Quieren comprar? 

Antes de firmar, asegúrense de que el dueño tenga documentos que avalen su propiedad, además de que esté inscrito en el Registro Público de la Propiedad. Es fundamental que los pagos de predial y servicios estén al día. Una buena idea es contratar a un notario para que haga una valuación sobre los antecedentes jurídicos y contrate un seguro de escritura. 

Para darse una idea de los precios del mercado, pueden ingresar a los portales especializados en transacciones inmobiliarias. Si no tienen tiempo para esto, contraten a un valuador. Las tarifas por su servicio varían entre 0.1% y 0.25% sobre el valor de la valuación.


¿Y la preventa?

Comprar en preventa podría dejarles una ganancia de hasta 20% sobre el valor total de la vivienda terminada. Antes de decidirse por esta modalidad, consulten el historial de la desarrolladora y comprueben que sea una empresa formalmente establecida. Para ello pueden recurrir al Buró Comercial de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Si aún tienen duda, no duden en acercarse a un profesional inmobiliario, quien les dará las mejores opciones.


Con información de Inversionista y Alto Nivel

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos