¿Te casas por las razones equivocadas? Descúbrelo ahora

tips de pareja
Foto: martinak15

Si estás a punto de ir al altar, asegúrate de que no sea por alguna de estas cinco causas.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

A todas nos puede pasar: estamos tan acostumbradas a dejarnos llevar por la corriente que quizá hacemos cosas sin pensar demasiado. Pero entonces, muy cerca del altar –o incluso una vez casadas– las dudas comienzan a asaltarnos y nuestra mente se vuelve un gran signo de interrogación.

No te decimos esto para que mueras de terror: si te casas por las razones correctas, es decir, porque quieres compartir tu vida con alguien, esto no tendría por qué pasarte. Sin embargo, si quieres disipar dudas de una vez por todas, asegúrate de que no estés a punto de contraer nupcias por las razones que te mencionamos a continuación. 


"Ya estoy en edad"

Ya terminaste la universidad, ya tienes un trabajo, ya estás saliendo "en serio" con alguien, y de pronto sientes que el tiempo para casarte se te termina. ¡Como si casarse fuera un mandamiento o existiera una edad determinada para hacerlo! Los tiempos han cambiado: ahora las mujeres pueden casarse a los 20, 30 o 40 (o cualquier otra edad) y no ser señaladas por ello. Aprovecha esta libertad para tomar una decisión que brote de tu corazón.


"Es el siguiente paso en mi relación"

Casarse es una decisión consciente y no un requisito a seguir, mucho menos una solución mágica a los problemas de una relación. Si sientes que llevan mucho tiempo juntos y que "lo que sigue" es casarse, quizá estés cometiendo un error al forzar las cosas. Pregúntense si realmente se visualizan juntos el resto de sus vidas o si se están dejando llevar por la corriente. 


"Mi familia me presiona"

Todas tus primas y hermanas se han casado jóvenes, y tus tías no dejan de preguntar cuándo darás ese paso tú. Te sientes como la oveja negra de la familia, y cuando se acerca una oportunidad, quieres tomarla con tal de complacerlas. ¡Error! Sólo tú puedes saber cuándo ha llegado el momento de casarte y con quién. No dejes que nadie decida por ti.


"Todas mis amigas se están casando"

Típico: abres el Facebook y todas tus amigas suben fotos de sus mágicas pedidas de mano, sus increíbles bodas y sus fabulosas vidas de casadas. Incluso esa amiga perdida de la primaria ya está formando su familia.  ¿Y tu momento cuándo llegará? No dejes que tus amigas (o peor aún, tus contactos de redes sociales) sean tu parámetro de felicidad: cada persona vive a su propio ritmo. 


"Temo quedarme sola"

¿Te da pavor no encontrar a nadie con quién "sentar cabeza"? De ser así, corres el enorme riesgo de casarte con el primer "peor es nada" que esté disponible (mira cómo saber si él te conviene o no). Tú mereces mucho más que alguien que sólo esté ahí para llenar un espacio, ¿no crees? Además, ¿qué puede ser tan malo de estar sola un tiempo y conocerte a ti misma?



Relacionado: 10 cosas que debes hacer antes de casarte

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos