República Checa, la joya romántica de Europa Central

republica checa, praga
Foto: Erwin Morales

¿Listos para un viaje lleno de encanto?

Imprimir Enviar

Por: Vivian Bibliowicz

¿Quieren realizar un viaje romántico por Europa, pero ya se saben de memoria Venecia y París? La República Checa, en el centro del continente, los fascinará con sus tesoros escondidos y su aura mágica que recuerda a la Edad Media. Les decimos cómo realizar su recorrido para que le saquen el mayor jugo posible a esta joya histórica y arquitectónica.


Praga

La capital de la República Checa posee un encanto inigualable. Es una de las ciudades más hermosas del mundo, ideal para los amantes del arte, la cultura y la arquitectura.

Comiencen su viaje en el puente de Carlos, que comunica la ciudad vieja (Staré Mesto) con la ciudad pequeña (Malá Strana). Aquí podrán disfrutar de una bella vista gracias a las 30 estatuas barrocas y la catedral de San Vito, símbolo de Praga y lugar donde coronaban a los reyes de Bohemia. Dejen que la ciudad de las 100 torres, como se le conoce, los transporte al pasado. Si ponen la mano izquierda sobre la estatua de San Juan Nepomuceno, su deseo se cumplirá.

Al cambiar la hora deben tratar de encontrarse frente al Reloj Astronómico Medieval, cuyo principal atractivo es el desfile de los 12 apóstoles. Se encuentra en el ayuntamiento de la ciudad vieja. Luego paseen por la plaza y degusten alguna de sus variadas cervezas; no importa la hora: los checos la toman en cualquier momento del día.

Cierren su tarde en la plaza de Wenceslao, sitio donde inició la llamada revolución de terciopelo. Caminen a su alrededor y conozcan los hoteles y tiendas de moda. También pueden elegir uno de los varios restaurantes y gozar una cena espectacular. Muy cerca, en el bosque St. George, se encuentra el castillo Chateau Mcely. Es un lugar romántico para pasar una o varias noches. Y no olviden probar la amplia oferta de tratamientos que ofrece su spa. ¡Saldrán totalmente renovados!


Karlovy Vary

En el Grandhotel Pupp, con más de tres siglos de historia, James Bond jugó black jack en la película de acción y espionaje Casino Royale.
Es una ciudad famosa por sus festivales de cine internacional y por sus fuentes de aguas termales. Las hay por toda la ciudad, así que cómprense un vaso típico y prueben un poco de este líquido sanador.

De igual forma deben catar el licor local Karlovarská Becherovka, una bebida digestiva de hierbas con mucho sabor a jengibre y canela. Muy cerca se encuentra Moser, una de las mejores fábricas de cristal; aquí los sopladores crean piezas exclusivas. ¡Incluso pueden adquirir una para adornar su nuevo hogar!

Kutná Hora

Nombrada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, esta ciudad destaca por sus iglesias. No pueden perderse el Osario de Sedlec, la iglesia de San Jacobo y la de San Juan Nepomuceno.

La iglesia gótica de Santa Bárbara es una de las más famosas de Europa central. Su construcción se prolongó por más de 500 años (1388-1905). Se trata de un verdadero tesoro arquitectónico, en el que predominan también los vitrales, los altares y los frescos que narran la vida de los mineros.

Dónde comer

Praga: Cottocrudo,Cestr, Café Imperial

Karlovy Vary: Hotel Pupp

Kutná Hora: Pivnice Dacicky


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos