¡Relájate! 8 tips para evitar el estrés prenupcial

¿Estás planeando tu boda? Lee esto antes de que te dé un ataque de ansiedad.

Imprimir Enviar

Por: Melissa Lara

Como una bride-to-be que está a tan sólo 50 días de caminar hasta el altar, esta vez decidí contarte mis mejores tips para lidiar con la ansiedad antes de la boda. Créeme, nadie puede entender mejor que yo por lo que estás pasando: planes inmensos, pendientes de organización, confirmación de invitados, pérdida de peso para que te entre el vestido y mil cosas más. Aunque no soy experta en salud (ni pretendo serlo), estos consejos seguro que te servirán en la organización de tu evento.


Piensa qué es lo que quieres y haz que suceda

Ante una fecha tan importante, lo más fundamental es que pienses qué es lo que realmente quieres ese día. Puede ser que estés planeando una boda que te costará millones, aunque lo que realmente quieres es un día íntimo y muy casual. Analiza bien tus deseos, tus reglas y todo lo que buscas vivir en esa fecha mágica. Una vez que lo hayas decidido, haz todo lo que esté en tus manos para hacer tus sueños realidad.


Pide ayuda

Traté de planear mi boda con dos manos únicamente, y ¡qué equivocada estaba! Cuando no compartes los deberes con tu prometido, tu familia e incluso tu wedding planner, la ansiedad puede invadirte. Lo mejor es aceptar que, por más que quieras, no puedes organizar una boda tú sola. Si eres muy propensa a sentirte presionada u ofuscada, tienes mucho trabajo y no sabes muy bien cómo lidiar con los tiempos, lo mejor es que delegues responsabilidades.


Haz ejercicio

¡Oh, sí! Por más que quieras evadirlo, la actividad física te ayuda muchísimo para filtrar todo el estrés que estás viviendo por la boda. Para evitar la ansiedad, sólo hace falta tomarte media hora para hacer el ejercicio que más te guste: caminar, correr, hacer yoga, zumba, pesas… El punto es que canalices todas esas emociones a través de actividades que, además, contribuyan a que tengas una mejor salud.


No busques hacer cosas imposibles

Si tienes un presupuesto limitado, ¿por qué querrías gastar más de lo que tienes? Empezar a contratar servicios a lo loco te puede generar estrés al pensar que no lo puedes pagar... y ese estrés podría convertirse en depresión post-boda. Lo mejor de todo es ajustarte a la cantidad que tienes y dejar que tu originalidad brille. Recuerda, ¡una boda grande y cara no es la única opción!


No te dejes influenciar

Seguro cuando estés en la planeación de la boda muchos querrán meter su cuchara en tus decisiones. Déjalos que opinen, pero no permitas que te hagan dudar sobre lo que has elegido para tu gran día. Recuerda que en una fecha tan importante sólo tú y tu prometido cuentan, así que si quieres llevar un vestido de novia colorido, si quieres entrar sola al altar, o bien, si de plano no quieres hacer recepción… ¡Hazlo! Aprende cómo lidiar con una mamá que quiere organizar tu boda a su gusto


Tómate un tiempo para ti solita

Deja de pensar en tu boda todo el día, porque lo único que conseguirás será estresarte mil veces más. Lo mejor es que apartes un momento de tu día para hacer lo que más te gusta: leer, escuchar música, tomarte un café con tus amigas, pasear por el centro comercial... Haz lo que sea necesario para aclarar tu mente y no liarte con los cientos de planes que tienes por delante.


Planea escenarios “B”

Nunca te mantengas “casada” con una sola idea para tu boda, ya que siempre existirán imprevistos: inclemencias del tiempo, ausencia de familiares, locaciones, etc. Lo mejor es que mantengas dos escenarios posibles de acción: eso siempre te dará un mejor margen de maniobra para pensar en tu boda de una forma eficiente ¡y sin ansiedad!


¡Diviértete!

Ante tanta emoción, seguro lo más humano es sentir ansiedad antes de la boda; sin embargo lo que te recomiendo es que apuestes por divertirte en este momento. ¡Piensa que sólo te casarás una vez en la vida!


Relacionado: Técnicas de respiración para combatir el estrés prenupcial


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos