¿Quedada yo? 10 ventajas de casarte después de los 30

Casarte después de los 30 tiene muchísimos beneficios. ¡Conoce algunos!

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Nuestras madres y abuelitas se casaron jóvenes: antes de los 25, quizá incluso de los 20. Y es que, hasta hace algunos años, se consideraba que las mujeres que no habían ido al altar antes de los 30 ya estaban “quedadas”, es decir que nunca encontrarían a un hombre que quisiera casarse con ellas. Pero eso ha cambiado.

Hoy día, no son pocas las mujeres que deciden casarse hasta después de haber cumplido tres décadas de vida. Y esto, a decir verdad, tiene muchas ventajas. ¿Quieres conocerlas?


Tendrás una idea más clara de lo que quieres

A los 30 es más probable que hayas encontrado tu camino en la vida, lo que te gusta hacer, tu pasión. Eso te permitirá tener una mejor relación con tu pareja, pues te sentirás plena; no esperarás que la otra persona te complete, sino que te acompañe en el camino.


Habrás vivido muchas cosas

A los 30 habrás experimentado cosas indispensables como vivir sola, ser independiente, conocer mucha gente y hacer locuras. Sí, esas cosas que quizá ya no puedas hacer una vez casada.


Tendrás estabilidad financiera

Después de los 30 es más seguro que hayas encontrado un trabajo fijo, que te guste y te dé buenos ingresos. ¿O quizá sea una buena edad para empezar tu propio negocio?


Te habrás descubierto a ti misma

Habrás experimentado muchas cosas y te conocerás mejor: sabrás cuáles son tus metas, tus límites y tus valores.


Sabrás exactamente qué buscas en una pareja

Estarás más madura para elegir a la persona con la que compartirás tu vida. Habrás besado suficientes sapos y estarás lista para afianzar tu estabilidad emocional.


Podrás pagar la boda de tus sueños

Se ampliará el presupuesto para tu boda, y podrás tener cosas que antes no hubieras podido pagar. Lo mismo con la luna de miel y los gastos posteriores.


Serás más madura emocionalmente

Tus emociones estarán más acomodadas, listas para el reto que implica compartir tu vida con alguien. Te sentirás más que preparada para asumir un compromiso de esta magnitud.


Estarás más que lista para ser madre

Tendrás tiempo para planificar la llegada de los bebés sin improvisaciones. Sin duda, los 30 es la década ideal para tener hijos, pues ambos estarán más maduros y asentados en sus carreras profesionales.


Sus vidas serán más estables

No tendrán que pasar por procesos que para los matrimonios más jóvenes son casi inevitables. Por ejemplo, estudios intermedios que pueden separar a las parejas.


Tendrás todo el poder de decisión sobre tu boda… y tu nueva vida

Podrás tener una boda completamente ajustada a tus gustos y necesidades, y no la que tu familia quiera. Lo mismo con tu vida de casada y tus hijos. Tendrás mucha más autoridad para decidir qué es lo que quieres y no dejar que nadie más meta su cuchara.


Relacionado: 5 cosas que debes hacer antes de tener hijos

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos