¡Que siga la fiesta!

No todo se puede tener bajo control. Por eso, debes estar preparada para enfrentar cualquier adversidad. ¡Toma nota y evita el desastre!

Imprimir Enviar

Por: Katia Simón

Como toda novia, tú buscas la boda perfecta. ¿Y cómo no tenerla si has trabajado en ello durante meses? Sin embargo, no todo sale según lo planeado. Hay circunstancias fuera de tu alcance, pero otras se pueden enfrentar sin problema. Solo se necesita un poco de prevención.

Flores muertas

Sabemos que los arreglos florales son una parte importante de la decoración. Si te casas de día y el sol pega directamente en las mesas, pídeles a los meseros que coloquen los arreglos minutos antes de que lleguen los invitados.



Vestido

Si te casas fuera de la ciudad y tienes que viajar por avión, en una maleta de mano lleva el vestido, los accesorios y otros objetos importantes para ese día. ¡No querrás que se pierda tu maleta con todo y ajuar!




Clima

La lluvia no es el único elemento de la naturaleza que puede afectar la boda. El exceso de calor, frío o viento puede disgustar a tus invitados. Consiéntelos con abanicos, sombrillas, calentadores o carpas.




Copas de más

Sin duda, las bodas son para celebrar, pero nada más indeseable que un invitado a quien se le pasan las copas y empieza a inquietar a los demás. Dile a los meseros que “disfracen” las bebidas para esas personas. Desde luego, la comida ayuda mucho en este sentido. La tornaboda y las mesas de dulces y quesos son excelentes soluciones.




Refuerzo


La música es vital. Para evitar que deje de sonar, respáldate con una planta de luz. Si te casas en una hacienda u otro sitio antiguo, lo más seguro es que la requieras, puesto que su capacidad de energía es menor que la que suele usar un DJ.


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos