¿Qué pasa cuando nos rompen el corazón? 10 chicas responden

Cuando nos rompen el corazón

"Como si te sacaran toda la sangre con un popote. Quedas fría, pálida y sin chiste (...)"

Imprimir Enviar

Por: Andrea García Cavazos

Todos hemos sido víctimas del terrible dolor de una ruptura amorosa. Y digo terrible porque literal sientes que no vivirás un día más… claro, hasta que dejas que la vida fluya, pasas por mil cosas más y un par de meses después (el cuántos varía dependiendo al intensidad de la relación) te das cuenta que estás mejor y más guapa que nunca.

 

Pero mientras ese –preciado– momento llega, ¿qué es lo que sientes textualmente cuando te rompen el corazón?

 

Yo por ejemplo, percibo esa sensación de bajada en una montaña rusa. La adrenalina está cool por un momento, pero no cada 10 minutos porque te mareas y quieres bajar de algo que no puedes.



 

En su libro Luna Nueva, Stephenie Meyer describió cómo cuando el vampiro Edward Cullen decidió romper la relación que tenía con el Bella Swan, ella tenía que abrazarse a sí misma con fuerza para que sus órganos no cayeran, pues se sentía realmente destrozada por dentro.

 

Tal vez la escritora haya exagerado un poco –o no–, pero lo que sí es real es que este sentimiento duele y mucho, pero ¿qué es lo que realmente pasa contigo y tu corazón?

 

Melisa Hills, estudiante graduada de neurociencias por la Universidad de Brown, explica en su artículo para el New York Times: Can Tylenol Help Heal a Broken Heart? que al momento de una ruptura emocional sí sufrimos alteraciones físicas reales, pues el corazón y el cerebro están íntimamente conectados.

 

Pero dejando a un lado lo científico, decidí hacer un pequeño experimento metafórico para preguntarle a mujeres de diferentes edades con qué dolor o sensación de la vida diaria podrían comparar ese pesar.

 

Esto fue lo que, desde el fondo de su roto corazón, contestaron.

 

 “Es como si te tirarán a la alberca y se te mete el agua a la nariz y te pegas y a la vez te dan un balonazo mojada. Todo junto.”

 

- Ximena, 29 años

 “Como si estuvieras viendo la mejor película de tu vida, de esas que no quieres que terminen y de la nada pum. Se apaga todo. No entiendes cómo ni por qué, pero sabes que ya no habrá más.”

 

- Gina, 26 años

 

 “Tal vez es como si una persona se subiera en ti y te oprimiera el pecho y todo el cuerpo. No puedes respirar.”

 

- Paulina, 31 años

 

 “Una muy muy muy mala cruda que sabes que te va a durar mucho tiempo sin importar lo que te tomes o comas.”

 

- Isabel, 22 años

 

 “Como cuando vas a tu restaurante favorito a pedir tu postre favorito (el que siempre pides) y te dicen que no sólo ya no hay, sino que también está descontinuado. Te quedas con un antojo terrible.”

 

- Mariela, 24 años

 

 “Sientes el estómago vacío todo el tiempo y no te explicas de dónde te salen tantas lágrimas porque estás completamente vacía y sólo sirves para dormir.”

 

- María, 25 años

 

 “Tienes un brainfreeze en todo el cuerpo. Empieza por la cabeza e inunda piernas y brazos. Además sientes que te están ahorcando”

 

- Carmen, 24 años

 

 “Como si te sacaran toda la sangre con un popote. Quedas fría, pálida y sin chiste, como Bella Swan.”

 

- María, 23 años

 

 “Es justo el momento de cuando te pegas en el dedo chiquito y todavía no te duele y estás esperando encorvada a sentir el dolor. Y peor aún saber que tendrás que ir caminando por la vida ‘como si nada’”.

 

- Viviana, 23 años

 

 “Cuando acaba tu libro favorito y no puedes releerlo más.”

 

- Nayeli, 26 años

 

Así que como bien –casi– lo dijo Benito Juárez: “El respeto al dolor ajeno es la paz”.

 

Si estás atravesando por un breakup, no te preocupes, lo vas a superar y cuando menos te lo esperes serás tú de nuevo quien se encuentre repartiendo helado, consejos y cantidades industriales de vino a tus amigas que tengan el corazón roto.

 

Y tú, ¿qué sentiste cuando terminaste con tu ex (o actual)? 

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos