Qué hacer con las flores y otros detalles después de la boda

Porque no todo termina con la fiesta, también debes pensar en esto...

Imprimir Enviar

Por: Sofía Zambrano

Por fin llegó tu boda y salió perfecta; ya estás camino a tu soñada luna de miel, pero ¿qué pasa ahora con tu vestido, pastel, flores y otros detalles? Te sorprenderás con todo lo que puedes hacer.


El vestido

Que-hacer-con-tu-vestido


Foto: Arcade Fire




Pasaste días y días buscando hasta encontrar el perfecto. Luciste como de cuento de hadas en él. Pero cuando todo acaba, ¿la única solución en guardarlo en un rincón?


Organiza un trash the dress


Planifica con tu fotógrafo una sesión para cuando regreses de la luna de miel. Es una manera desenfadada de sacarle hasta el último suspiro a tu vestido sin importar los estragos. Hay ideas muy divertidas para que tu esposo y tú puedan disfrutar. También puedes invitar a tus damas de honor y a la familia… seguro les encantará la idea. 


Guárdalo


Por tradición o por motivos sentimentales hay novias que conservan sus vestidos. Si es tu caso, lo primero que debes hacer es mandarlo a la tintorería, porque seguramente está un poco sucio como prueba de lo mucho que te divertiste en la fiesta. Antes de la boda averigua un buen lugar, puedes preguntarle a una amiga casada o pedir informes en la tienda donde lo compraste. Llama y pregunta costos y qué cuidados especiales tienen con los botones, bordados y encajes. Puedes pedirle a tu mamá o a alguna de tus damas que después de la boda lo lleven para que esté listo a tu regreso. Para guardarlo adecuadamente y que dure mucho tiempo sin maltratarse consigue una caja grande, papel de seda y tela de algodón blancos.


Dobla con cuidado las mangas y el corpiño, entre los dobleces coloca el papel de seda para que proteja la tela y las aplicaciones. No estires demasiado ni fuerces, y envuélvelo con la tela de algodón. El vestido debe caber en la caja sin apretarse; colócala en un lugar donde no le dé la luz, puedes envolverla en un plástico para protegerla. Haz lo mismo con tu tocado, velo y zapatos.


Nunca guardes tu vestido en una bolsa de plástico por mucho tiempo ya que los químicos de este material pueden dañar las telas delicadas. 


Venderlo


En weddalia.com.mx sugieren que, una vez limpio, le tomes varias fotos, tanto del vestido completo como de los detalles. También puedes usar una foto de tu boda, donde luzca en todo su esplendor. Es importante que si tiene alguna imperfección, lo informes para que la posible compradora esté enterada. También debes describirlo detenidamente, recuerda que solo tú conoces el diseño y quieres que alguien más se enamore de él. En cuanto al precio, en las mismas páginas te asesoran para estipular el adecuado según el tiempo que tenga y el estado. 


Donarlo


Aunque en México no hay sitios especiales para donar vestidos, puedes acudir a tu iglesia o algún centro de apoyo a mujeres. Ayuda a que alguien más haga su sueño realidad. No olvides entregarlo limpio. 


El pastel

Que-hacer-con-tu-pastel


Foto: Loft Photography



En algunas familias es tradición conservar una porción del pastel de bodas para comerlo en el primer aniversario. Para asegurarte que no se eche a perder y lo puedas disfrutar dentro de un año debes seguir ciertos pasos.


1. Encarga a alguien responsable que prepare el pastel para el congelador.


2. Hay que quitar los adornos de azúcar y cualquier decoración.


3. Enfría bien el pastel, esto se logra guardándolo un par de horas en el congelador.


4. Una vez que está frío, envuélvelo en varias capas de plástico y colócalo en un recipiente hermético dentro del congelador.


5. Para tu aniversario, colócalo en el refri 48 horas antes para que se descongele. Retíralo y déjalo a temperatura ambiente por dos o tres horas más.


Hay pasteles que se mantienen mejor que otros. Normalmente los que tienen relleno de frutas no se conservan bien. Si tienes dudas, asesórate con tu repostero. 


Las flores

Que-hacer-con-tus-flores



Foto: Diamond Eyes Photography


Regalarlas


Puedes pedir a tu wedding planner que haga ramos y los mande a los amigos y familiares que te ayudaron en la gran aventura de organizar y planear tu boda. A los abuelos y tíos les dará gusto recibir un detalle cuando estés lejos. 


Donarlas


A algún hospital, iglesia, casa de retiro o asilo. Alegrarás el día de varias personas. 


Quedártelas


Si no te vas a ir de luna de miel inmediatamente, puedes recuperarlas, cortar un poco del tallo, ponerlas en agua tan pronto puedas y decorar con ellas tu nuevo hogar. 


Las fotos


Aunque hayas contratado un fotógrafo, los invitados siempre capturarán momentos del gran día. Pide que te compartan sus fotos y selecciona las que más te gusten. Si quieres imprimirlas, no escatimes en un buen servicio de impresión. No olvides respaldar todos los archivos, incluyendo los que te entregue tu fotógrafo. Puedes pedirle a alguien de tu familia cercana que te guarde un respaldo extra.


Aunque los pendientes de la boda no se acaban al apagar las luces del salón, siempre puedes apoyarte en la familia y amigos para que por fin puedas disfrutar y relajarte en tu luna de miel, y regresar con toda la emoción a instalarte en tu nueva vida.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos