Pros y contras de trabajar con tu pareja

Combinar amor y trabajo puede resultar fácil para algunos, pero para otros...

Imprimir Enviar

Por: Carmen Escamilla

Es muy común que en la misma empresa existan novios o esposos. Es normal debido a la cantidad de horas que una persona permanece en su lugar de trabajo, lo que hace que los vínculos crezcan y los lazos se estrechen, al grado de encontrar a tu media naranja en la oficina.

Combinar amor y trabajo resulta fácil para algunos, pero para otros es un verdadero suplicio. Si te encuentras en esa posición, y cambiar de empleo no está en tu radar, sigue leyendo.

Pros

Ahorro de transporte. Van hacia el mismo lugar así que pueden viajar juntos. La cartera te lo agradece.

Crece la pasión. Algunas investigaciones afirman que trabajar en el mismo lugar puede intensificar el romance, ya que el cerebro lo percibe como una sensación de deseo prohibido, algo que anhelas y no puedes tener en ese momento.

Aumenta el rendimiento. Existe más apoyo, comprensión y disminuyen las peleas, darse cuenta de los problemas o inconvenientes que vivió el otro durante el día permite anticipar cuando está de mal humor, cansado o preocupado.

Crece el compañerismo. Si surge algún contratiempo, el que lo vive tendrá un aliado que le ayudará a afrontarlo y resolverlo.

Contras


Desgaste de la relación. Pasar tantas horas juntos puede agotar el matrimonio más rápido, ya que no tienen tiempo de extrañarse y puede surgir la monotonía. 

Los celos aumentan. Trabajar con el ser querido puede ser un problema, pues alguno querrá tener las cosas bajo control y convertirse en un vigilante.

Pérdida de la individualidad. Como todo se comparte: el trayecto a la oficina, la hora de comida, los compañeros... casi no hay temas nuevos de los que puedan hablar.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos