Primer año

¡Por fin! Ya son marido y mujer, pero ¿qué esperar del matrimonio? Reunimos los mejores tips para que sepas cómo manejar las situaciones de conflicto.

Imprimir Enviar

Por: Sergio Cossío

El matrimonio conlleva mucha emoción y mucho amor, pero también exige acoplamiento y respeto a la pareja. Aunque cada relación es única, hay situaciones recurrentes, por las que atraviesan varias parejas.

Las películas retratan a los hombres dejando las toallas mojadas en el piso, los platos sucios y su ropa aventada por todas partes. En gran parte esto es cierto, y lo peor es que a ellos no les molesta tanto como a ellas.
Discutir sobre este tema resulta desgastante para ambos y puede desembocar en una gran pelea.

Tip: En lugar de estar detrás de él recordándole qué tiene que hacer, como si fueras su mamá, es mejor establecer reglas y tareas. Por ejemplo, tú haces de cenar y él enjuaga los platos o tú lavas la ropa y él la mete a la secadora. Si trabajan en equipo, todo se termina más rápidamente y el margen de conflicto se reduce mucho.

Aunque parezca sencillo es difícil encontrar un punto medio en cuanto a los hábitos alimenticios. Muchos recién casados suben de peso por no hacer comidas saludables.

Tip: Vayan al supermercado juntos (al menos las primeras veces). Esto les ayudará a saber qué le gusta comer a cada uno y a calcular porciones para evitar que la comida no alcance o se eche a perder.

El dinero suele ser motivo de pleito. Administrar los gastos de la casa resulta complejo, especialmente si es la primera vez que se hacen cargo de una.

Tip: Siéntense cada mes para revisar las cuentas. Hacerlo les ayudará a ver en qué gastan más y en qué pueden ahorrar.

Recomendaciones para un matrimonio exitoso:

  1. Ser comprensivo y apoyar cuando el otro lo necesite. En la vida hay muchas subidas y bajadas; asegúrate de ser su “copiloto” y vivan juntos tanto los momentos buenos como los malos.
  2. Pensar las cosas dos veces puede ser difícil, pero pelear en el momento no resolverá nada. Es mejor dejar pasar unas horas, esperar a que se enfríe la cabeza y, entonces sí, buscar una solución. Pase lo que pase, traten de no irse a dormir sin antes resolver sus diferencias.
  3. Casarse no significa perder la libertad. Para mantener una relación sana es vital que conserven su individualidad. El que no estén todo el tiempo juntos no implica que no se quieran. Al contrario: se quieren tanto que él sabe la importancia de que vayas a comer con tus amigas, de la misma manera que tú respetas la partida de poker con sus amigos. Estas actividades, además, serán otro tema más de conversación entre ustedes.
  4. Hacer de cada momento algo especial. Recibir flores o una cena sorpresa son detalles muy importantes, pero también lo es llegar y ver cómo tu pareja lavó los platos cuando no le tocaba. Estas muestras de atención y cariño van formando un vínculo poderoso entre ustedes.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos