Por qué tu belleza podría depender del bloqueador solar

En un par de años, ese lindo bronceado podría traducirse en una piel envejecida.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Cuando somos jóvenes solemos preocuparnos por esos detalles que afectan nuestra apariencia y nos hacen lucir “menos bellas”: un granito, un par de ojeras, las puntas del cabello abiertas… Pero, ¿qué sucede con las acciones que dañan nuestra apariencia a largo plazo? Sí: nos referimos al cigarro, la falta de sueño, el exceso de sol…

Lo hemos escuchado hasta el cansancio, pero la realidad es que pocas de nosotras realmente reparamos en el siguiente mensaje: el sol es uno de los principales enemigos de nuestra piel. Su principal peligro radica en que sus efectos son invisibles a corto plazo: sólo después de un par de años, sus consecuencias negativas pueden verse en la piel. 


Los efectos invisibles

Existen tres tipos de rayos: UVA, UVB y UVC. La mayoría de los UVC es absorbida por la capa de ozono y no alcanza la superficie de la tierra. Sin embargo, los otros dos sí atraviesan la atmósfera y llegan a nuestra piel, causando daños en su superficie y reduciendo la habilidad del cuerpo para contraatacar ciertas enfermedades.

Los rayos UVA –sí, esos que le dan un lindo tono bronceado a tu cuerpo– son los principales responsables del envejecimiento de la piel, la formación de arrugas y la aparición de manchas solares. Pero no sólo eso: ya que su efecto es acumulativo, pueden contribuir al desarrollo del cáncer cutáneo. 

Por otro lado, los rayos UVB son los responsables del enrojecimiento de la piel, y, después de varios años, del envejecimiento prematuro de la misma y de varios tipos de cáncer cutáneo. De pronto, “obtener un lindo bronceado” ya no suena tan atractivo, ¿verdad?


El FPS: la mejor prevención

Seguramente has visto que tu bloqueador solar contiene las siglas “FPS” y un número. El Factor de Protección Solar es una medida que indica la capacidad de un protector solar para protegerte del daño causado por los rayos del sol. 

Para que entiendas cómo funciona: si una piel sin protección tarda unos 20 minutos en comenzar a ponerse roja, con una capa de protector FPS 15, tardaría 15 veces más en llegar a enrojecerse. Es decir, alrededor de 5 horas. 



Los rayos del sol son más dañinos en primavera y verano, entre las 10:00 y las 16:00.


Protege tu piel con estos tips

Ya lo sabes: el mejor secreto para mantener una piel sana y bella es protegerla de los rayos del sol. Sigue estos tips para hacerlo de la manera adecuada: 

-Esparce suficiente protector solar en todas las áreas expuestas de tu cuerpo. Lo ideal es aplicar lo equivalente a dos cucharadas de protector para cubrirlo todo. 

-Aplica el protector solar 20 minutos antes de tomar el sol para que tu piel lo absorba adecuadamente.

-No sólo cubras espalda, hombros, brazos y piernas: otras zonas delicadas también requieren protección, como tu cuello, orejas, cuero cabelludo, la parte superior de tus pies y la parte trasera de tus rodillas. 

-No olvides proteger tus labios con un bálsamo especial con FPS.

-Reaplica el protector solar cada dos horas, o un poco antes si entraste al agua o sudaste mucho.

-Los rayos UVB son más intensos en primavera y verano, entre las 10:00 y las 16:00. Evita exponerte al sol en esas temporadas y horas.

-Si tienes piel muy clara, elige una crema o spray con FPS 30. Si tienes piel clara, puedes optar por un FPS 15, y si eres de tez morena, por un FPS 8-15.

-Usa protector solar aunque te encuentres en un espacio cubierto.

-Si tienes hijos pequeños, edúcalos sobre la importancia de usar protector solar todos los días. Banana Boat cuenta con un programa de educación que instruye a los niños de manera muy divertida. Conócelo aquí


Con información de Banana Boat.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos