¡Ouch! 7 cosas que nadie te dice sobre la noche de bodas

noche de bodas

Nadie te dirá lo que estás a punto de leer. ¡Toma nota para ir preparada!

Imprimir Enviar

Por: Melissa Lara

Después de mucho estrés, risas y emoción, por fin llegará tu boda. Y después de la fiesta, el baile y las copas llegará la esperada noche de bodas, la que, se supone, será la noche más romántica de sus vidas.

No queremos arruinar tu ilusión, pero la realidad es que, en la mayoría de los casos, esa primera noche juntos (cuando menos como marido y mujer) no es como la pintan en las películas. Lee estas 7 cosas que nadie te dirá sobre tu noche de bodas para ir preparada.


Probablemente te dé el “bajón”

Tranquila: esto es completamente normal. El día que tanto esperaste ya pasó, así que es probable que llegues a tu noche de bodas con un poco de melancolía y hasta ganas de llorar. Quizá sólo quieras que tu novio te consienta y te abrace mucho; al final de cuentas te lo mereces, ¿o no? Después de tantas emociones, no tendrás espacio en la cabeza para pensar en sexo.


Habrás tomado de más

Como bien lo sabes, el alcohol te relaja (a veces más de lo que te gustaría). Si la fiesta en tu boda estuvo buenísima, entonces seguramente tomaste de más y, probablemente, no estarás en la mejor disposición para encender la llama de la pasión. No te angusties, tu novio estará igual o peor que tú. Si esto pasa, mejor prueben estos remedios para evitar la cruda del día siguiente.


Estarán agotados

Después de una fiesta de ocho horas, tu energía estará en su mínimo nivel. Cuando termine la recepción y lleguen a su cama, lo primero que querrán hacer es dormir como bebés. Tanta presión, expectativa y emociones saldrán a flote en la noche de bodas, así que si no hay mucha pasión a la mera hora… ¡déjenlo para después! Ahora bien, si todavía tienen pila para una sesión hot, sigan estos tips para una noche llena de fuego.


No tendrán privacidad

¿Te acompañarán muchos familiares en la boda? ¡Olvídate de una buena noche de bodas! Todos querrán pasar el mayor tiempo posible con la feliz pareja, platicar de cómo se sintieron en la boda, qué planes tienen para el desayuno, etc. En vez de tener unos momentos en completa intimidad, prepárate para unas horas de conversación extendida y muchas (¡muchas!) preguntas.


¿Y la lencería sexy? "Bien, gracias"

Aunque seguro te imaginas con la ropa interior más sensual del mundo en tu boda, la realidad es que lo más conveniente es usar prendas íntimas que te resulten cómodas. Por supuesto, en la noche estarás tan cansada que lo último que querrás será cambiarte de ropa interior para seducirlo. Bueno, eso puede esperar para la luna de miel.


Tu pelo será un desastre

Si elegiste llevar la melena suelta o una trenza sencilla, quizá en la noche sólo esté un poquito despeinada. Pero si optaste por un recogido hermoso y complejo, prepárate para apartar un par de horas en la noche con el fin de deshacerlo. Y prepárate también para quedar con el cabello lleno de gel, brillantina y otras cosas.


Morirás de hambre

Habrás reído, llorado, bailado, saludado a medio mundo y tomado mucho. Así que lo más seguro es que al terminar tu fiesta mueras de ganas de ir por unos tacos con tu esposo y tus amigos más cercanos. 


Quizá esa noche no sea tan romántica como habías creído, pero toda esa magia podrás vivirla en tu luna de miel. ¡Mira estos tips para disfrutarla al máximo!



 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos