¡Ojo! 10 gastos ocultos de tu boda

Toma en cuenta estos "detalles" para que el presupuesto de tu enlace no se salga de control.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Ya hiciste el presupuesto de tu boda: el salón, el vestido, el banquete, las flores, las invitaciones… Lo tienes todo bajo control. ¿Verdad? No pretendemos desanimarte, pero en la mayoría de los casos, las bodas cuestan mucho más de lo que se tenía presupuestado (para muestra, pregúntale a cualquiera de tus amigas que se haya casado).

¿Por qué sucede esto? Sencillo: porque los novios suelen presupuestar lo básico –y más costoso– de una boda, pero pocas veces toman en cuenta los “pequeños detalles”. Y son justamente estos detalles los que, sumados unos con otros, terminan por sumar miles de pesos a la cuenta final. Toma en cuenta estas recomendaciones para evitar endeudarte con los imprevistos:


Entrega de invitaciones

Además del costo de las invitaciones y su envoltura, toma en cuenta el dinero que gastarás en distribuirlas. Puedes contratar el servicio postal, pagarle a un chofer para que las entregue o hacerlo tú misma, en cuyo caso tendrás que contemplar la gasolina que gastarás así como los costos de estacionamiento. 


Tarjetas de agradecimiento

La etiqueta sugiere que, una vez que los novios regresaron de la luna de miel, envíen tarjetas de agradecimiento a los invitados por su presencia. Hoy día puedes abaratar costos al elegir una versión digital.


Impuestos

Lee con cuidado los contratos: muchas veces, los impuestos se esconden en las letras chiquitas. La comida y las bebidas suelen incluir impuestos y cargos por servicio; por un banquete de 100 mil pesos, podrías terminar pagando casi 40 mil de impuestos y cargos extra.


Propinas

Algunos servicios incluyen las propinas en el presupuesto final; sin embargo, de no ser así, te recomendamos fuertemente que destines una cantidad a las propinas de meseros, fotógrafos, floristas, DJ y guardias de seguridad. Recuerda exigir que los meseros no pidan propina a los invitados.


Pago por derecho de llevar tu propio pastel

Algunos salones y jardines tienen convenios con ciertas pastelerías. Podrías llevar tu propio pastel, pero quizá te cobren una “cuota especial” por partirlo.


Contratar sillas y mesas diferentes

¿No te gusta el mobiliario que tienen en el salón? Puedes contratar las sillas y mesas por separado, pero seguramente te saldrá mucho más caro: además de que no tendrás descuento, el salón probablemente quiera cobrarte el derecho de usar su espacio. Asegúrate de tomar esto en cuenta.


Recuerditos para los invitados

Este gasto “insignificante” termina por costar varios miles de pesos. Tal vez consigas unos chocolates a precio de mayoreo, o un gran tarro de miel artesanal que alcance para todos. Pero los empaques pequeños, las etiquetas, los listones de demás arreglos añadirán un costo considerable. Mira algunas ideas de recuerdos originales.


Ajustes a tu vestido

Muchas novias que desean ahorrar optan por comprar sus vestidos por Internet (o en una feria con descuentos). Sin embargo, a este costo relativamente bajo hay que añadirle el de los arreglos.


Gastos de envío por internet

Muchas tiendas extranjeras ofrecen vestidos, regalos, invitaciones y otros productos a un precio bajísimo. Si se trata de una tienda pequeña, ten en cuenta que los gastos de envío serán bastante altos. Quizá te convenga más comprar algo más caro en tu propio país.


Horas extra

Tienes contratado el salón por 12 horas, pero ¿qué tal que la fiesta se pone buenísima? Contemplen un colchón de dinero por si quieren pagar un par de horas extra. Otra opción es que se vayan a otro lado a seguir la fiesta, pero eso también implica un gasto.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos