Obsesión o emoción

Conservar el brillo nupcial o convertirte en bridezzila… esa es la línea que ninguna novia debe cruzar. Procura que lograr la boda de tus sueños no se vuelva tu peor pesadilla.

Imprimir Enviar

Por: Pablo Ricaud

La boda es un momento importantísimo en la vida de ambos. No obstante, lo es un poco más para ti. No permitas que ese deseo de perfección genere problemas con los demás. Descubre si te estás volviendo una bridezzila.


Solo hablas de la boda

Uno de los síntomas más frecuentes es cuando el enlace se vuelve tu razón de vida. ¿Acaso antes del anillo no tenías otras actividades y temas de conversación? La clave está en recordar que hay un lugar y un tiempo para todo. Con esto en mente podrás disfrutar a tu familia, novio y amigas sin aturdirlos con pláticas eternas sobre flores, vestidos y mesas de dulces. ¿Lo haces? Ahora es cuando parar; de lo contrario, los demás buscarán la
manera de evitar el tema y, en el peor de los casos, de evitarte a ti. Pídeles que te avisen si comienzas a hablar demasiado sobre el tema. Y si lo hacen, no lo tomes a mal.


Acoso a la wedding planner

Contar con ayuda extra es genial. Siéntete segura de que tu organizadora está cuidando cada detalle de la boda. Lo principal es confiar en que está trabajando para que todo salga como quieres. Hablarle cada media hora para ver si ha habido cambios hará que se vuelva loca y te comience a alucinar. Debes recordar que es muy probable que tenga otras bodas bajo su supervisión. Dale su espacio y solo consúltala cuando realmente tengas una duda o quieras modificar algo importante.


No definir nada

Existen miles de estilos de montaje, flores, colores, lugares y vestidos, pero si no tienes uno en mente, te será imposible decidir. El problema es que mientras más veas, más te confundirás y no concretarás nada. Lo peor es que, por no decidir a tiempo, te puedes quedar sin iglesia o salón.


Delegar tareas

Una persona no puede con toda la planeación. Intentarlo será tu peor pesadilla. Debes apoyarte en otras personas. Lo mejor es repartir algunas responsabilidades con tus familiares y novio. ¡Qué mejor que las personas que más te quieren! Seguramente harán hasta lo imposible para que las cosas resulten tal cual las imaginaste. Si comienzas a robarles trabajo, lo único que conseguirás será tener la cabeza en mil lugares, olvidar citas, no dormir y estar de pésimo humor.


El verdadero significado

No olvides que lo que importa realmente son los planes que tienes con tu nuevo esposo una vez concluida la boda. Recuerda que ésta es solo un día, mientras que con él pasarás toda la vida. A lo largo de la planeación reitérale cuánto lo quieres y lo feliz que te sientes de ser su futura esposa. ¡El mejor ingrediente para una boda perfecta es una pareja feliz y enamorada!



 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos