Novia zen: técnicas para meditar el día de tu boda

Llega a tu enlace tranquila y preparada con estas técnicas de meditación.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Imagina esta escena: estás en tu casa, recién peinada y maquillada, lista para salir rumbo a la iglesia o el lugar donde será tu recepción. Aunque te sientes preparada, estás hecha un manojo de nervios: ¡y cómo no si has esperado tanto tiempo para este día!

Para disfrutar al máximo tu enlace –y evitar sentirte invadida por el estrés y la tensión–, una gran opción es meditar la mañana de tu boda. La meditación es una práctica milenaria que permite alcanzar un estado físico y mental de serenidad, paz interior y concentración. Entre otros beneficios, meditar disminuye los niveles de estrés, te permite sentirte mucho más relajada y aumenta los niveles de felicidad y alegría.

Así es: todo lo que necesitas para sentirte plena el día más importante de tu vida.


Técnicas para meditar antes de tu boda


Lo primero que deberás hacer es encontrar un espacio tranquilo. Puede ser una sala, tu jardín o tu habitación: la idea es que puedas tener un momento íntimo sin que nadie te moleste. Busca un lugar que te inspire calma.

Pon tu celular en silencio y pide a tus conocidos que no te interrumpan.

Siéntate en el piso, puede ser sobre una alfombra, en postura de flor de loto: con los glúteos bien apoyados, la espalda recta y las piernas cruzadas al frente. Si esta postura te resulta incómoda o traes puesto tu vestido, puedes arrodillarte o sentarte sobre un cojín.

Puedes colocar tus manos de varias formas: sobre tus rodillas, con las palmas juntas enfrente de tu pecho, con las manos juntas y las palmas hacia arriba a la altura de tu abdomen… el chiste es que te sientas cómoda.

Revisa que tu columna vertebral esté perfectamente recta. Cierra los ojos sin apretarlos.




Concéntrate en tu respiración
. Ésta deberá ser lenta y profunda: procura que tus inhalaciones y exhalaciones duren aproximadamente cuatro segundos. Haz una pausa corta entre cada inhalación y exhalación.

Siente cómo cada inhalación te llena de energía, y con cada exhalación liberas tensión y te llenas de paz.

Por tu mente pasará un sinfín de pensamientos. No te enganches con ninguno, simplemente déjalos pasar, como si se tratara de nubes recorriendo el cielo. ¡Simplemente obsérvalos!

Otra opción es centrar tu atención en Ajna Chakra, el punto que se encuentra justo en medio de las cejas. El sexto chakra o “tercer ojo” simboliza el poder de la mente; cuando aprendemos a controlarlo, podemos sentirnos en paz con nosotras mismas y dispuestas a aceptar lo que viene.

Cuando te sientas serena, regresa a tu estado normal. Mueve tus brazos y tus piernas y abre lentamente los ojos. Si prefieres, puedes programar una alarma suave para saber cuándo terminar.

Ahora estarás lista para disfrutar con plenitud este día. ¡Comparte tu paz y energía con todos tus invitados!


Relacionado: Novia en forma: los 10 principales beneficios de correr

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos