Los 12 mandamientos de una boda de buen gusto

¿Quieren organizar una boda “de buen gusto”? Tomen en cuenta estos factores.

Imprimir Enviar

Por: María José, blogger de bodas

Hasta hace algunos años, quizá lanzar arroz a los novios o colgar flores de papel en las bodas no era tan mala idea. Pero, ¿qué pasaría si hiciéramos lo mismo en alguna boda de hoy? Seguramente el resultado no sería el ideal.

Si quieren organizar una boda “de buen gusto”, como dirían nuestras tías y abuelitas, éstas son algunas de las cosas que no deben hacer. ¡A tomar nota!


Lanzar arroz a los novios

Según la tradición, lanzar puñados de arroz a los recién casados les auguraría un futuro lleno de felicidad. Sin embargo, hoy día el arroz ha sido sustituido por otras opciones menos dolorosas y más fáciles de limpiar, como pétalos de flores o semillas de lavanda. Además, ¿por qué desperdiciar comida sería un símbolo de buena suerte?


Flores de papel, ¡jamás!

Por favor, por lo que más quieran: usen únicamente flores naturales para decorar su enlace. Las de papel o plástico se ven ¡horribles! Nada de flores artificiales para el ramo de novia, los centros de mesa ni los arreglos.


Eviten los globos

En serio, ¿necesito decir algo más?


Invitaciones pequeñas

Procuren que sus invitaciones de boda sean pequeñas y concisas en su mensaje: recuerden que tienen que comunicar la información necesaria.


¿Botellas en la mesa?

Si desean una boda con buen gusto olvídense de poner sobre las mesas de la boda botellas alcohol, refrescos y hielos. Las bebidas tienen que ser servidas por los meseros. También existe la opción de poner una barra a la que se acerquen los invitados a servirse.


Comida suficiente

Asegúrense de que el banquete de la boda sea suficiente para todos. También es esencial que éste sea servido a tiempo: ¡nada peor que tener a los invitados muertos de hambre!


No abusar de los padrinos

Los padrinos tienen la función de apoyar con algunos gastos, más no de responsabilizarse por su boda. ¡No les carguen demasiado la mano!


Sin momentos incómodos

Recuerden que no todos en la boda son tan “open-minded” como ustedes. Procuren que el momento en que se quita la liga a la novia transcurra sin incomodar a los presentes. 


¡Adiós al baile de los billetes!

Ya no hay cabida para actividades como el paso del zapatito o poner billetes en el traje del novio para recolectar dinero.


¿Animadores? ¡No, gracias!

Digan “no” a los maestros de ceremonia que narran cada segundo o momento de la recepción de la boda. ¡Terminan por aturdir!


Adiós al merengue

Si va a haber pastel de boda, elijan uno que esté en tendencia. ¡Olvídense de los pasteles de muchos pisos y llenos de merengue!


Todo está en el presupuesto

Finalmente, para organizar una boda con buen gusto lo mejor es que se ajusten a su presupuesto. Hagan una lista de prioridades y guíense por ella. De lo contrario se notará que todo alcanzó a medias.


¿Qué opinan? ¿Están de acuerdo? ¿Se les ocurre algo más? No dejen de visitar mi blog para encontrar más ideas sobre cómo tener la boda de sus sueños. 


Relacionado: 10 consejos para comprar el vestido de novia


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos