Los 10 peores desastres en una boda (y cómo evitarlos)

Cómo evitar desastres en tu boda

Toma nota de estos tips y evita contratiempos en tu enlace.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Por supuesto, todas queremos que nuestra boda sea perfecta: el banquete delicioso y a tiempo, la decoración tal como la pedimos, una mesa de postres de revista, nuestro vestido impecable… Si bien tener una boda sin contratiempos es prácticamente imposible (a menos que contrates una wedding planner super profesional, claro está), sí hay algunos desastres que podrías evitar tomando ciertas precauciones. Así que saca tu libreta y apunta punto por punto.


Manchas en tu vestido

Pide a una de tus damas que cargue con un kit anti-desastres: éste deberá contener hilo y aguja, sal gruesa, agua mineral, vodka y jabón de ropa. Si tiras vino tinto encima de tu vestido, corre al baño y coloca una capa de sal encima de la mancha. Una vez que la sal haya absorbido el vino, enjuaga con una mezcla de agua mineral y sal. Si la mancha ya está seca, derrama un poco de vodka encima y después enjuaga con agua y jabón.


Maquillaje de terror

Como en una película de miedo, abres los ojos después de tu sesión de maquillaje y descubres que luces horrible. Para evitar esto, platica con tu maquillista sobre el efecto que deseas lograr y enséñale ejemplos. Es importantísimo que lleven a cabo una sesión de prueba; sí, te costará más caro, pero es un gasto que bien vale la pena. Éstas son otras cosas en las que no deberías ahorrar.


Se rompe tu tacón

Puedes intentar repararlo, pero quizá sea mejor opción cargar con un par de zapatos de repuesto o unos lindos zapatos planos, perfectos para las horas de baile. Si estás obstinada en usar los mismos puedes pegar el tacón con pegamento epóxico, pero toma en cuenta que tardará un par de horas en estar listo.


La música no llega

¡Horror! La recepción está por empezar y de tu DJ, ni sus luces. Ten un plan b: asegúrate de armar una buena lista de reproducción en tu iPod y de preguntar con antelación quién podría prestarte unas bocinas potentes. Y, por supuesto, mantén a la mano una lista con los datos de contacto de tus proveedores.


Llueve

Éste es uno de los peores miedos de toda novia, y también uno que con frecuencia se vuelve realidad. Revisa el pronóstico del clima unos dos días antes de tu boda; si hay posibilidad de que llueva, no dudes en contratar una lona. Mira estos tips para sacar el máximo provecho de una boda lluviosa.


Te sale un grano enorme

La Ley de Murphy podría hacer acto de presencia ese día. Primero que nada, ¡déjatelo en paz! Podrías empeorar la situación. Asegúrate de contratar un maquillista experimentado: él sabrá qué hacer ante esta emergencia.


Llega un invitado incómodo

Para situaciones como ésta, designar a una persona de confianza para que se haga cargo es una excelente idea. Pídele que, si llega alguien indeseado (como un ex que no quieres que esté ahí), le pida de manera educada que se retire. Si logra que tú ni te enteres de lo sucedido, ¡mucho mejor!


La comida llega tarde

Por favor: no te arriesgues a contratar un banquete que no haya sido personalmente recomendado por alguien. Sólo una empresa seria te asegurará un servicio profesional como el que mereces. Lee aquí cómo evitar ser víctima de fraude en una boda.


El sacerdote no llega

Si vas a celebrar tu boda fuera de la ciudad, asegúrate de que un amigo o familiar pase a recoger al padre y lo lleve a la recepción. Si de plano el sacerdote no llega a tu boda, pide a algún familiar o amigo que oficie una misa improvisada. No tendrá valor religioso, pero sí simbólico, y ¡seguro será muy emotiva!


Alguno de tus invitados se pone “mala copa”

¿Recuerdas ese video de una dama de honor borrachísima? Si ves que alguno de tus invitados se pasa de copas, pídele a alguien de confianza que hable con él y le pida de buena manera que se retire. Seguramente no es incómodo sólo para ti, sino también para el resto de tus invitados.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos