Los 10 mandamientos de una dama de honor

¿Tu mejor amiga te pidió que fueras su dama de honor? Te decimos cómo hacerlo de la mejor manera posible.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Ser dama de honor es un gran privilegio, pero uno que conlleva una enorme responsabilidad. Si tu mejor amiga te pide que seas su mano derecha durante la planeación de la boda y en el gran día, hay algunos aspectos que deberás tomar en cuenta para no decepcionarla. Aquí, las 10 características de una dama excepcional:


Aconseja, pero no critica ni busca imponer

No duda en aconsejar a la novia ni en dar su opinión sobre ciertos hechos. La novia estará abrumada y necesitará escuchar lo que piensan las personas cercanas a ella. Sin embargo, por ningún motivo critica sus decisiones o busca imponer sus preferencias. 


Se involucra

Una dama de honor excepcional no se queda al margen: investiga sobre tendencias de decoración, vestidos y pasteles, y las comunica a la novia para ayudarle a tomar decisiones. Ayuda a agendar citas, visitar lugares y conseguir los mejores precios. 


Escucha a la novia

Uno de los principales roles de una dama de honor es estar dispuesta a aguantar los cambios de ánimo de su amiga: brincar de felicidad con ella, ser su paño de lágrimas si lo necesita y, sobre todo, escucharla sin juzgar.


Revisa la agenda de la boda

Una dama de honor se debe asegurar de que, el gran día, todo salga como está planeado. Debe tener una agenda detallada de la boda y asegurarse de que las cosas estén listas y en orden. Asimismo, si existe una wedding planner, debe mantenerse en contacto estrecho con ella. 


Organiza una despedida de soltera inolvidable

Las amigas más cercanas de la novia suelen ser las encargadas de organizar esta gran fiesta. ¿Por qué conformarte con una despedida común y corriente cuando puedes ser muy creativa e ir mucho más allá? ¿Qué tal suena una despedida a la francesa? Mira estas originales ideas


Está preparada para imprevistos

El día de la boda lleva consigo un kit de emergencia, una libreta con los teléfonos de los proveedores, una copia de la lista de cómo se sentarán los invitados y otras cosas que puedan ser de utilidad (como una barrita de cereales para la novia). 


Ofrece un brindis por los recién casados

Un gran detalle es que la dama obsequie a los recién casados un discurso conmovedor. Puede hablar de cómo la relación los ha transformado a ambos, contar algunas anécdotas divertidas y desearles lo mejor en su matrimonio. Mira algunos tips para ofrecer un brindis.


No busca opacar

Suena exagerado, pero no lo es: son muchos los casos de damas que buscan ser protagonistas de un enlace. Evita usar un vestido demasiado atrevido, pues no será nada agradable para la novia que tu escote opaque su hermoso vestido. No te gustaría que te hicieran lo mismo a ti, ¿o sí?


Tranquiliza a la novia

Ante todo, una dama debe ser reconfortante. Durante la planeación de la boda, la novia será un manojo de nervios: sufrirá altibajos emocionales y en algunos momentos se sentirá abrumada. El trabajo de la dama es hacerle saber que todo estará bien.


Es puntual en los ensayos y el día de la boda

¿Te imaginas una dama de honor que llegue tardísimo el día de la boda? La dama debe ser de las primeras personas en llegar: ella deberá revisar que todo esté en orden y, si algo falta, solucionarlo a la brevedad.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos