14 cosas que nadie te dice sobre ser wedding planner

Inkstop Photography

En lo próspero y en lo adverso...

Imprimir Enviar

Por: Jordi Linares Rivas

Ser wedding planner es una profesión tan noble como complicada. Acompañas a una pareja paso a paso hasta uno de los días más felices de sus vidas, pero también estás con ellos durante uno de los procesos más estresantes y abrumadores que pasarán juntos. Esta combinación de emociones tiene como resultado momentos plenamente satisfactorios, y otros en los perderás la cabeza.


Preguntamos a varias wedding planners y esto es lo que nadie les dijo sobre el difícil oficio de planear bodas.


1. Trabajas para dos pero todos opinan


Además de los novios, tendrás que lidiar con toda la familia: mamá, suegra y hasta las tías... ¡todas opinan! Y aunque lo hacen con la mejor intención, resulta verdaderamente abrumador trabajar entre un mar de opiniones. Escucha lo que tienen que decir, pero recuerda que a quien verdaderamente debes debes complacer es a la novia.


2. Los proveedores pueden ser unas divas


Contratar proveedores de renombre puede resultar un arma de doble filo.
Algunas veces se rehusan a seguir indicaciones pues intervienes con "su diseño" (o con su ego). Debes tener paciencia y mucha capacidad de persuación para poder lograr un equilibrio entre lo que la novia quiere y lo que el proveedor ofrece.


3. Renuncias a tus fines de semana


¿Planes en viernes?
Piénsalo bien, probablemente mañana tengas boda y debes estar fresca. ¿Planes en sábado? Ni hablar, hay trabajo.


4. Siempre tendrás sueño


Bueno, al menos todos los domingos... además, necesitarás hasta el lunes de reposo para recuperarte por completo del ajetreo del trabajo, y después, a planear la siguiente. Después de cada boda, terminarás out.


5. No importa a cuantas bodas vayas, seguirán siendo emotivas


Cada wedding planner tiene su momento favorito
, puede ser el baile padre e hija, el beso frente al altar o la salida de la iglesia. Pero siempre existirá un punto de las bodas que organicen en el que el corazón se les derretirá poquito y quizás hasta derramen una que otra lágrima.


6. Debes ser un gendarme en tus decisiones


Prohibido titubear ni por un segundo. Tanto proveedores como familia deben saber que tú tienes el control. De lo contrario, todos querrán meterse con tu trabajo haciéndote imposible la labor. Deberás aprender a decir "no" y a hacerlo con firmeza.


7. También la harás de psicóloga


"Todo va a estar bien", "tú disfruta", "podemos controlarlo" son algunas de las frases que repetirás con mayor frecuencia. Una de tus labores principales será mantener a la novia relajada y libre de dudas.


8. Flats, siempre flats


Debes asistir formal al evento, pero hacerlo en tacones es simplemente un error. Como wedding planner pasarás la mayor parte de tu tiempo corriendo de un lado al otro, agradecerás infinitamente hacerlo con un calzado cómodo.


9. Tu checklist es parte de tu outfit


¡No la sueltes y llévala contigo a todos lados!
Incluye en ella el directorio de proveedores y detalla todos tus pendientes. Sin importar que tan buena sea tu memoria, escríbelo todo.


10. Radio de diadema: tu mejor accesorio


El radio es otro de tus imprescindibles, y si es de diadema, mucho mejor
. Con todo lo que estarás haciendo, vas a agradecer tener las manos libres.


11. Debes hacer scouting de la zona


No solo tienes que conocer el lugar en el que se celebrará la recepción, también debes identificar los alrededores por cualquier imprevisto como "se
nos acabó el hielo" o "la comida no llega". Ubica bares, vinaterias, tienditas, restaurantes, tiendas de autoservicio y hospitales.


12. Bridezilla puede ser peor de lo que imaginas


Hay novias cuyo estrés puede superar los límites de lo imaginable y creerán que estás ahí para resolverles la vida. Establece tus límites, define tu rol como wedding planner y no aceptes malos tratos.


13. Harás grandes amigas


Al final del día, las novias estarán muy agradecidas contigo por todo tu apoyo y después de hader pasado tantos meses de convivencia, seguramente terminarás por crear una buena amistad con más de una.


14. Te sentirás orgullosa de ti


Cuando veas que la boda ha salido bien, que has sabido superar los obstáculos que aparecieron en el camino y que todos se han ido contentos, te sentirás profundamente satisfecha con tu trabajo. Y ver la sonrisa en la cara de los novios hará que todo haya valido la pena.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos