Lo bueno, lo malo y lo feo de hacer negocios con tu pareja

¿Cuáles son los pros y contras de trabajar con tu pareja sentimental? Toma nota.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Tal parece que, para muchas parejas modernas, estar casadas ya no es suficiente. Cada vez son más los matrimonios que deciden salir del área de confort y emprender un negocio en conjunto. Pero, ¿qué tan buena idea es trabajar con tu media naranja? Carol Roth, colaboradora de Entrepreneur y quien trabajó con su esposo durante más de 10 años, comparte su experiencia. Éstas son algunas altas y bajas de iniciar un negocio con tu pareja:


Lo bueno

¿Cuáles son los pros de trabajar con tu pareja sentimental? Toma nota.


Sobra la confianza

¿Trabajas con tu esposo? Entonces no tienes que preocuparte por confiar plenamente en él para cualquier asunto relacionado con los negocios. Para compartir un negocio es imprescindible la confianza y, cuando menos en teoría, tu pareja es una de las personas en las que más te puedes apoyar. ¿Qué mejor fundamento que ese para un proyecto exitoso?


¿Empatía? “Sí hay, y bien”

Los matrimonios emprendedores comparten muchos puntos de vista, por lo que viven las altas y bajas de manera similar. Tienen mucha empatía y se apoyan el uno en el otro. Esto permite superar con mayor facilidad los baches propios de un negocio, o cuando menos, hacer más ligero un día pesado en la oficina.


Ahorro de tiempo y energía

Encontrar un compañero de negocios puede ser desgastante. El proceso de revisar un sinfín de currículums, hacer entrevistas y ni siquiera tener la garantía de que la relación va a funcionar… Desanima tan sólo pensarlo, ¿verdad? Trabajar con una pareja se traduce en un gran ahorro de dinero, tiempo y energía al eliminar esta parte del proceso.


Conexión más profunda

Es casi un hecho que trabajar proyectos en conjunto profundizará su vínculo, y por ende, fortalecerá su relación de pareja.


Compartir transporte para el trabajo

Hay que admitirlo: ¡ahorrar gasolina no le viene mal a nadie!

Para una pareja emprendedora, distinguir entre la vida profesional y la marital puede ser un gran reto.

Lo malo y lo feo

No todo es color rosa: trabajar con tu media naranja también tiene sus desventajas. ¿Cómo podrían complicarse las cosas?


Una línea (muy) delgada


Si no tienen todo el cuidado del mundo, los problemas del negocio podrían trasladarse fácilmente al hogar y viceversa. Diferenciar entre los problemas de la vida privada y la profesional puede ser un verdadero reto


Protección en el trabajo

Para muchas parejas que lideran un negocio puede resultar difícil mantener una cultura empresarial firme. Y es que, en el trabajo, las parejas suelen protegerse unas a otras. Piénsalo: ¿se arriesgaría un empleado a decirle a su jefe que su esposa está haciendo mal las cosas?


Falta de diversificación financiera

Trabajar en el mismo negocio hace que una familia ponga todos sus “huevos financieros” en la misma canasta. Si el negocio deja de funcionar o algo sucede inesperadamente, los ingresos de ambos pueden verse seriamente amenazados. Las familias que tienen ingresos dobles tienen la posibilidad de cubrirse en este aspecto.


¿Demasiado tiempo juntos?

Dicen por ahí que extrañarse de vez en cuando es beneficioso para una pareja. Es una realidad que los matrimonios que están juntos cada segundo del día corren el riesgo de aburrirse. Algunas parejas agradecen tener algo de misterio e independencia en su relación.


Así pues, para la pregunta “¿es buena idea emprender un negocio en pareja?” no existe una respuesta correcta. Sólo ustedes pueden saber si su relación pasará la prueba de trabajar juntos, y sólo ustedes podrán definir los términos del negocio. ¡Evalúen estos puntos con calma antes de tomar una decisión!


Basada en una nota de Entrepreneur.


Relacionado: Máximo Bistrot: las claves de un negocio exitoso en pareja , 4 reglas básicas de los negocios aplicadas al matrimonio

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos