Las 5 bodas más extrañas alrededor del mundo

Bodas extrañas

Estas personas le juraron amor eterno a un animal, a un objeto y hasta a ellas mismas.

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Si en algo todos estamos de acuerdo, es que las personas son libres de amar a quien deseen, sin embargo, hay ciertas bodas alrededor del mundo que nos han sorprendido. Aunque no sea legal casarse con objetos, animales y hasta con uno mismo, estas personas han hecho hasta lo imposible por estar con el “ser” amado.


Boda con un animal


En Australia, Joseph Guiso se casó con su perrita frente a sus seres queridos. Le prometió amarla para siempre, aunque especificó que no sería una relación sexual. Por otro lado, Uwe Mitzscherlich descubrió que a su gatita le quedaba poco tiempo de vida y decidió formalizar su relación con ella. Otro ejemplo es Sharon Tendler, quien se casó con un delfín después de haberlo visitado en un pueblo de Israel durante 14 años.


Boda con un monumento


Una norteamericana se enamoró de la Torre Eiffel en 2008 y se casó con esta estructura de hierro. Pero esa no fue la primera persona en proclamar su amor por un objeto (una parafilia conocida como objetofilia), ya que en 1979 Eija-Riitta Berliner-Mauer contrajo matrimonio con el Muro de Berlín. Cuando éste fue derrumbado en 1989, todo el mundo celebraba mientras ella estaba de luto por haber perdido a su “esposo”.



Boda con un objeto


En el año 2000, un hombre se casó con su muñeca inflable, afirmando que ella lo hacía feliz. Por otro lado, Maria Griffin se casó con un camión. Ella pensaba que era asexual, pues no sentía nada por hombres ni mujeres. Después de cierto tiempo, se compró el camión, se enamoró y se "casaron" con ayuda de un amigo.



Boda con un muerto

Deffy, un hombre de Tailandia, había estado saliendo con Sarinya Kamsook durante 10 años. Un día, Sarinya le pidió matrimonio a él y éste se negó. Tiempo después, ella murió en un accidente automovilístico y, para resarcir el daño que le había causado, Deffy se casó con ella en su funeral.

Otro ejemplo es el de una mujer que se “casó” con su prometido después de que éste fue asesinado por una pandilla. A pesar de su dolor, Michelle organizó la ceremonia en la morgue a la que asistieron familia y amigos como si hubiera sido el día de la boda.




Boda con uno mismo

Se llaman Solo Weddings y son una opción para las mujeres u hombres que no han encontrado a su media naranja y que no quieren quedarse con ganas de ir al altar.

Liu Ye se casó consigo mismo en 2007. Lo más extraño es que llevó una figura de cartón con una foto de él usando un vestido. En 2010 Chen Wei Yih de Taiwán hizo lo mismo después de ser presionada por sus familiares para encontrar pareja.  




 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos