La guía absoluta para incluir a tu perro en tu boda

Foto: Nessa K. Photography

Permítele ser parte de tu gran día

Imprimir Enviar

Por: Isabel Ibáñez de la Calle

Sí, es posible que ese peludo de cuatro patas, parte de tu familia, esté presente en la fiesta. No es una idea descabellada, pero debes pensarlo bien y organizar una boda cien por ciento pet friendly.


Punto primordial: la locación


Antes de decidir la locación debes estar convencida de si querrás una fiesta de esta naturaleza, sobre todo porque probablemente muchos recintos no estarán abiertos a tener animalitos en sus instalaciones.

Si te casarás en un salón, cerciórate de que tenga un lugar donde tu fiel compañero pueda estar. Y si tu evento será de destino, pregunta en el hotel si este tipo de huéspedes están incluidos.

Perro-en-boda


Foto: Virgil Bunao


Piensa en él


Está bien, tú lo amas con locura, pero quizá se trate de un perrito muy nervioso, agresivo con extraños, susceptible al estrés cuando hay mucha gente o poco sociable; si es el caso, no lo lleves a la fiesta, pero inclúyelo en tus fotos (más abajo te diremos cómo).


Si es un gatito considera a los asistentes alérgicos, si fueran muchos, plantéate no llevarlo.


¿Varios invitados?


Una cosa es que tu perro esté incluido, y otra muy distinta que todos los comensales puedan llegar con su animal. Si no lo quieres dejar cien por ciento abierto, notifícale sólo a tus allegados que pueden ir acompañados y pídeles, con toda confianza, que se hagan cargo de ellos en todo momento.


Si de plano deseas que cualquiera pueda integrar a su pequeño, comunícalo en la invitación y contrata cuidadores. No olvides contemplar agua, comida, algunos juguetes, guantes y bolsas para los excrementos, así como asegurarte de que habrá una zona para colocar los desperdicios.

Perro-en-boda


Foto: Virgil Bunao


Despreocúpate


Independientemente de si habrá más animalitos o no, designa o contrata a alguien que vea por el tuyo en todo momento. Lo último que desearás ese día es tener otro pendiente. 


Delimita su papel


Bien, ya es un invitado más, ahora ¿qué hará?, ¿tendrá un rol o únicamente estará presente?, ¿formará parte del cortejo? Todo es posible con buena organización, aunque en este caso debes ser flexible y pensar que las cosas no siempre salen como lo esperas.


Si la ceremonia será en una estancia abierta puede desfilar, pero ojo, tu perro debe estar muy educado y ser obediente. Otra linda opción es que esté con alguien recibiendo a los invitados. También puede permanecer fuera de la iglesia o templo con un letrero que diga: “Here comes the bride” (Aquí viene la novia).

Háblalo con tu wedding planner

La persona encargada de organizar hasta el último pormenor debe saber tus intenciones, pues todos los proveedores involucrados lo deberán tener en mente para que tu recepción sea realmente pet friendly.

Incluso puedes usar esto como pretexto para la decoración, que también debe estar pensada para los traviesos de cuatro patas. Adviértele a los meseros que, en una de esas, se toparán con una criaturita deseosa de comida. Verifica que no molesten en la cocina, evita el riesgo de que tu amor por ellos se convierta en un desastre.

Perro-en-boda


Foto: KT Merry Photography


Opciones alternativas


Quizá el lugar de tus sueños no es amigable con los animales, o incluir a tu inseparable compañero es una preocupación que no deseas afrontar. Aun así hay maneras de que forme parte del momento más especial de tu vida.


1. Save the date.
En las redes sociales cada vez es más común que las parejas compartan un video anunciando su compromiso, así como la fecha del enlace nupcial y el lugar —esto más allá de la invitación formal—. Anímate y haz que tu compañero canino forme parte de este material.


2. Video en la boda.
Antes del baile y durante la comida, muchos novios comparten con los asistentes los momentos más felices de su noviazgo. En este espacio también puede aparecer tu perro o gato. Se trata del instante perfecto para que muestres cuán imprescindible es en tu vida.

3. Trash the dress with your pet. Quizá esta es la manera más espectacular de integrarlo. Si han decidido hacer una divertida sesión donde se ensuciarán y romperán sus ajuares, pídanle ayuda a su perro. Más si es grande y juguetón. Así no te importará que se te encime y el hecho de que estropee tu vestido no será un peligro, todo lo contrario, es parte de la idea.

Perro-en-boda|


Foto: Skye Blu Photography


Disfrazarlo o no


Bueno, esto depende de tu peludo amigo y del clima. Lo importante es que impere el buen gusto y no lo hagas sentir incómodo. Un moño tipo esmoquin si es macho, o unos lacitos en las orejas si es hembra pueden ser buena opción (si aparecerá solo en las fotos puedes colocarle un pequeño velo).


Muchos novios optan por collares llamativos, quizá esta es la mejor manera de ajuararlos.


TIP


Si ambos tienen mascota, no olviden tomarse fotos con su perro mientras cada uno se esté arreglando. Puedes también captar una imagen donde aparezcan tus zapatos y accesorios con tu adorada criatura.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos