¿La evolución determina nuestro comportamiento sexual?

Según un estudio científico, las preferencias sexuales están relacionadas con la evolución

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Es un hecho que hombres y mujeres tenemos preferencias sexuales distintas. Pero, ¿alguna vez te has preguntado si la genética juega algún papel en la elección de una pareja íntima? Si bien es cierto que somos libres de elegir con quién queremos compartir la cama, también lo es que existe un patrón que define gran parte de nuestro comportamiento sexual. O cuando menos eso afirma un estudio reciente realizado por psicólogos evolutivos.

Según la investigación, llevada a cabo en la Universidad Abo Akademi en Finlandia, las mujeres son quienes controlan el “mercado” sexual. El sexo femenino es más selectivo a la hora de elegir una pareja íntima, por lo que es mucho más probable que una chica sostenga relaciones con su pareja sexual ideal. Por el contrario, los hombres son mucho menos exigentes en ese sentido (a que ni lo imaginabas, ¿verdad?).

En general, ellas buscan parejas sexuales de su misma edad o unos años mayores. Este patrón no suele cambiar a lo largo de sus vidas. Por otra parte, los hombres suelen sentirse sexualmente atraídos hacia mujeres de 25 años, ya sean ellos menores o mayores que esta edad.

Los expertos creen que esta inclinación tiene una explicación evolutiva: los 25 años marcan el punto de mayor fertilidad femenina. Nuestros antepasados, quienes daban gran peso a la descendencia, buscaban chicas de esta edad para reproducirse con mayor facilidad. ¡Y pensar que esta conducta prevalece hasta nuestros días!

Para alcanzar estas conclusiones, los especialistas estudiaron a más de 12 mil finlandeses heterosexuales. En un futuro realizarán una investigación similar para conocer los patrones de comportamiento de personas homosexuales.

¿Qué piensas de este estudio? Puedes consultarlo aquí


Relacionado: Estudio revela lo que distingue a los matrimonios felices

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos