¿Invertir más en la boda o en la luna de miel?

Algunos pros y contras para decidir entre ambas experiencias

Imprimir Enviar

Por: María José Rubio Álvarez

Durante la planeación de tu boda deberás tomar algunas de las decisiones más difíciles de tu vida (o al menos, así lo sentirás). Se podría decir que la primera a la que te debes enfrentar es la peor, pero también  una de las más importantes... ¿Tendrás una gran boda, con 100 invitados cada uno, fotógrafo profesional, catering, banda en vivo, dj, gran vestido y todo lo que has soñado de tu gran día? o ¿prefieres invertir más en un viaje romántico como recién casados a alguna playa secreta, un crucero por el Mediterráneo o explorar los rincones de África? 

Sabemos que el solo pensarlo te provoca estrés y nervios, pero tómalo con calma. No hay reglas que seguir y cada planteamiento tiene sus beneficios y sus riesgos. Tómate tu tiempo para tomar la decisión y mientras tanto, considera estos pros y contras de invertir más en la boda o en la luna de miel. 


boda_o_luna_de_miel



Foto: Alec Vanderboom



Boda

La boda es uno de los sueños más grandes de toda mujer desde que es una niña. Es una ilusión que se va amoldando a tu personalidad y que va evolucionando mientras creces. Es comprensible que una vez que encuentres al amor de tu vida quieras compartir con él una experiencia única e íntima. Una boda, significa unir su amor con algo más que el cariño que se tienen, es tomar un paso más hacia el compromiso mutuo.  


Para tener la boda de tus sueños no puede faltar el vestido ideal; seguramente este vestido también lo has dibujado, borrado y vuelto a pintar en tu cabeza desde pequeña, por lo que por fin mandarlo a hacer o salir a buscarlo a las calles y usarlo en tu boda será un recuerdo que jamás olvidarás. Además, es el pretexto perfecto para pedirles a tus mejores amigas que vivan todo este proceso a tu lado y tener su apoyo a todas horas como tus damas de honor. Les encantará ayudarte con la planeación y tener un lugar más especial en tu boda que el resto de los invitados.


Tu enlace es un momento muy especial que compartirás con tu familia y amigos más cercanos. No hay mejor forma de celebrar tu boda que con buena música, buena comida y gente que los quiere. Todos tendrán recuerdos inolvidables de lo bien que la pasaron y no olvides todas las fotos y videos que quedarán para la posteridad. 


Tu boda es una experiencia única que sólo tú y tu pareja vivirán de esa manera y es la única oportunidad para hacerlo. Es uno de esos eventos en los que vale la pena invertir por lo que significa, por lo bien que la van a pasar y por las memorias que compartirán con todos los asistentes. Unir tu vida con la de tu pareja en la ceremonia, tener a todos tus seres queridos en un mismo lugar por ti,  bailar toda la noche y convertirte en la esposa del amor de tu vida.


Siempre van a poder viajar, sólo es cosa de ahorrar, organizar e irse. En cambio, casarse no es algo que se hace cada año; la luna de miel pueden posponerla o aprovechar un verano para darse una escapada romántica a alguno de sus destinos soñados. 



boda_o_luna_de_miel



Foto: Sweet Little Photographs



Luna de miel


El título de "recién casados" no es eterno, por lo que hay que aprovecharlo al máximo mientras lo tienen. Cuando acaban de casarse es muy común que estén más enamorados que nunca y sumamente emocionados por empezar su nueva vida juntos. Por lo que no hay mejor forma de vivir esta expieriencia que viajando juntos como marido y mujer. Seguramente han hablado de algún viaje con destinos exóticos o súper románticos que quieren hacer "algún día" cuando logren ahorrar lo suficiente. La luna de miel es el momento ideal para cumplir este viaje soñado. Dirán que ya han viajado juntos o que lo harán las siguientes vacaciones, pero su luna de miel debería de ser algo que no se pospone por todas las experiencias y recuerdos que les dejará. 

Invertir en su luna de miel significa invertir en algo que durará días o incluso semanas. No será solamente una celebración de un día, sino una celebración en la que puedan conocerse aún más, disfrutar nuevas culturas y nuevas ciudades juntos. Podrán gastar un poco más de lo que gastarían en unas vacaciones normales y pasear por los rincones más románticos del destino que elijan para estar ustedes dos juntos y solos

Es necesario pensar en las vacaciones y los viajes a futuro, porque si están pensando en tener hijos todo será diferente a prtir de entonces. Diferente no significa malo, pero definitivamente les será más difícil pasar tiempo a solas, ir a cenar hasta tarde al resturante más recomendado y pasar momentos íntimos. La luna de miel es el momento perfecto para disfrutarse como nunca y cumplir el viaje de sus sueños.

Invertir más en la boda significa invertir en un solo día o una sola noche y tendrán recuerdos de unas pocas horas, pero con más gente. Si deciden hacerla muy grande tendrás que pasar la mayor parte del tiempo agradeciendo a sus invitados y ni siquiera podrán disfrutar su propia boda. Por otro lado la luna de miel significa fotos y recuerdos de muchos días, muchas diferentes emociones, aprendizajes y experiencias insuperables con tu nuevo esposo



Realmente no hay respuesta correcta ni incorrecta en esta cuestión, depende totalmente de sus prioridades, su presupuesto y sus personalidades. Es totalmente respetable cualquiera de las dos deciones; y si después de esta discusión sigues sin estar segura, divide el presupuesto en dos e invierte lo mismo en las dos experiencias

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos