Entrevista: ¿a qué se enfrentan las mujeres emprendedoras?

Platicamos con Ana Victoria García, fundadora de una red de mujeres emprendedoras.

Imprimir Enviar

Por: Paulina Santibáñez

Las estadísticas no mienten: 8 de cada 10 empresas desaparecen en los dos primeros años de operación. Si esto es desafiante para cualquier emprendedor, para las mujeres que buscan poner un negocio lo es aún más. Y es que las emprendedoras deben luchar contra un reto mayor: sobreponerse a la (todavía existente) discriminación de género. 


“En México representamos el 51 por ciento de la población, pero sólo 38 por ciento de las mujeres son económicamente activas”, explica Ana Victoria García, fundadora y CEO de Victoria 147, una organización dedicada a impulsar a mujeres ejecutivas y emprendedoras. Cuando se trata de mujeres que se encuentran al frente de una empresa, la cifra se reduce drásticamente: “actualmente, sólo 3.6 por ciento de los cargos directivos son ocupados por el género femenino”.

Olivia Medina, directora general de Euro Té –una tienda de tés gourmet– y quien pertenece a la asociación Victoria 147, ilustra la situación por la que atraviesan casi todas las mujeres con cargos importantes: “Cuando voy a negociaciones de trabajo con mi esposo, la gente siempre se dirige a él. Todos asumen que él es el director, cuando los dos ocupamos ese cargo. En nuestro viaje a Japón, la reverencia fue sólo para él. A la gente le sorprende saber que yo también soy directiva”.


Lo que está detrás

¿A qué se debe que la representación femenina en cargos directivos sea tan baja? De acuerdo con Ana Victoria García, a tres factores principales: 

“El primer factor es el mind set. Las mujeres muchas veces nos ponemos freno a nosotras mismas”. Según una encuesta llevada a cabo por Mckinsey & Company, una mujer suele esperarse a tener 95 por ciento del dominio de su puesto para animarse a ocuparlo. “Las mujeres somos mucho más controladoras y detallistas, y por ende, menos arriesgadas”, explica la experta. Por otro lado, los hombres tienden a ser mucho más arriesgados a aceptar un puesto, aunque no tengan dominio total sobre él. 

Un segundo factor: el entorno social y cultural. “Vivimos en una sociedad donde los roles están segmentados… y nosotras también somos responsables de que esto suceda así”, detalla. ¿El hombre al trabajo y la mujer a la casa? Tal parece que éste es un prejuicio que debemos derribar. 

El último factor tiene que ver con la infraestructura. “En nuestro país no hay suficientes guarderías, los horarios en las escuelas no permiten a las mujeres tener un trabajo de tiempo completo y las condiciones en las empresas no son flexibles”. Ser esposa, madre y empresaria exitosa es un verdadero reto.


Victoria 147, aliento para mujeres emprendedoras

Con la finalidad de revertir esta tendencia, Ana Victoria García creó una organización sin fines de lucro cuya finalidad es impulsar a mujeres emprendedoras y ejecutivas. “Las emprendedoras que forman parte de este grupo tienen acceso a financiamiento, una red de asesores destacados y un sinfín de contactos comerciales”, explica. Actualmente, la red integra 90 mujeres y 300 mentores. ¡El empoderamiento femenino en su máxima expresión!




Visita el sitio web de Victoria 147

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos