Elige el vestido ideal para tu boda

No te quiebres la cabeza: para que tomes una decisión a tiempo, te decimos qué considerar.

Imprimir Enviar

Por: Daniela Vega

Toda novia desea verse espectacular y sentirse cómoda en un vestido blanco. Sin embargo, para encontrar el indicado es primordial conocer bien tu verdadero estilo. Si aún no sabes lo que le va mejor a tu silueta o dudas acerca de lo que debes llevar, una buena idea es dejar todo en manos de un experto, diseñador, wedding planner o asesor de imagen. Cualquiera de estos especialistas sacará el mayor partido de tus atributos y te ayudará a ahorrar tiempo.


El primer paso

Antes de comenzar a buscar tu vestido debes haber definido el estilo de tu boda: ¿es una celebración suntuosa o un evento sencillo? Toma en cuenta la locación y el horario, porque no es lo mismo lucir un vestido de satín y brocado para una ceremonia en la ciudad que otro de muselina y gasa para la playa. Asimismo, el presupuesto es un aspecto clave. Antes de salir de compras, ten muy claro cuánto dinero invertirás en tu vestido y quién pagará la cuenta. No olvides incluir el costo de los accesorios y la lencería para tu noche de bodas.


Decídete

La gama de vestidos de novia es inmensa, pero si antes decides entre comprar un vestido de catálogo o mandarlo hacer con un diseñador, las opciones se reducen. 


Primera visita

Una vez que hayas tomado la decisión, piensa en dos o tres opciones y haz una cita para acercarte a la casa de novias o visitar al diseñador. Así podrás corroborar si el estilo corresponde al tuyo y si cumple con tus expectativas. Además, podrás averiguar qué tipo de atención se brinda en cada caso. No dudes en preguntar todo lo que se te ocurra. Recuerda que de esta primera visita dependerá tu futuro.



Ya sea que elijas tu vestido por catálogo o te lo hagan a la medida, lo más importante es que te involucres en el proceso. No pierdas el tiempo y comienza con esta gran aventura. Bien dicen que, ya teniendo el vestido, lo demás es pan comido. Dagyi Rivera González, wedding planner, y Gabriela Tecalco, diseñadora y especialista en marketing de moda, nos dicen cuáles son las virtudes de cada una de estas posibilidades.


Ventajas de un vestido de diseñador


-Tu vestido será una pieza única e irrepetible. Ten la seguridad de que nadie más lo tendrá.

-Estarás participando en la creación. Y aunque el diseñador lleve la batuta, el resultado final reflejará también tu gusto y estilo particular.

-No deberás preocuparte por nada: el experto sabrá cómo resaltar tus cualidades a partir de tus características físicas.

-El fit será perfecto; el vestido te quedará como guante.

-La atención y asesoría son completamente personalizadas. Te sentirás como una reina atendida por un séquito de profesionales.

-Sin duda, el diseñador se puede ajustar a tus horarios para pruebas y arreglos.

-La mayoría de los diseñadores se adapta a tu presupuesto e, incluso, hay margen de negociación.


Ventajas de un vestido de catálogo

-Podrás elegir entre las últimas tendencias de moda nupcial a nivel internacional. Y si no tienen el vestido que te encantó, lo mandan traer para ti.

-El proceso de selección es más rápido y práctico, pues el vestido ya está confeccionado.

-Deberás asistir a un menor número de pruebas, y aunque no puedas modificar el vestido, sí te harán todos los ajustes necesarios.

-Los expertos de la boutique te asesoran y ayudan a elegir lo que mejor le va a tu silueta.

-Podrás encontrar desde vestidos hipercostosos hasta diseños muy accesibles. En cualqueir caso, los precios están preestablecidos.

-No necesitas comprar con mucha anticipación. Hay lugares que resuelven el problema en unas cuantas semanas, porque su stock de tallas es amplio.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos