El ramo de novia y su nada romántico origen

¿Creías que el ramo de novia siempre había sido símbolo de glamour? Estabas muy equivocada

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Hoy día, el ramo de flores es un elemento indispensable del ajuar nupcial (¿o acaso te imaginas una novia entrando a la iglesia con las manos vacías?). Con una variedad enorme de formas, tamaños y colores, este adorno complementa la feminidad de la novia y a la vez simboliza alegría y romanticismo.

Sin embargo, el origen de los ramos de novia dista mucho de ser romántico y glamuroso. La teoría más aceptada afirma que la tradición de cargar flores en la ceremonia nupcial tiene varios siglos de antigüedad; se cree que las novias cargaban manojos de ajo, eneldo y otras hierbas para alejar a los malos espíritus y atraer energía positiva para su futuro matrimonio.

Pero el olor del ajo no es precisamente romántico, por lo que, con el tiempo, las novias añadieron flores aromáticas para disfrazarlo y así evitar que el novio saliera corriendo del lugar. A cada flor se le fue atribuyendo un significado: algunas simbolizaban fertilidad, otras, inocencia, otras más, amor eterno…


Aunque no lo creas, hay un ajo escondido por ahí...

Otra teoría menos difundida tiene una ligera variante: el objetivo de los ramos de flores aromáticas no era ocultar el fuerte olor del ajo, sino ¡el de las mismas novias! En la Edad Media, por ahí de los siglos XV y XVI, los inviernos eran tan fuertes que las personas pasaban meses enteros sin bañarse.

Además, los vestidos de novia eran tan grandes y pesados que hacían sudar a las novias a borbotones. Para ocultar este poco agradable olor, usaban enormes ramos de flores (nada tontas, ¿verdad?).

Desde entonces los ramos han evolucionado hasta convertirse en un lujoso ornamento que contiene, además de flores frescas, plantas, semillas, frutos y hasta joyas.

Hoy día, la costumbre de arrojar el ramo de novia se basa en una superstición: quien que lo atrape tendrá "la suerte" de casarse pronto, y es por esto que las mujeres se avientan unas a otras con tal de tenerlo en sus manos. Pero esta tradición tiene un origen mucho más práctico: ya que sólo las mujeres solteras atrapaban el bouquet, los hombres que se encontraban en la ceremonia podían saber qué chicas estaban disponibles. ¡Jamás lo hubiéramos imaginado!

Relacionado: ¿Por qué las novias se casan vestidas de blanco?

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos