El duelo del break up

Break up

A todos nos duele ¡pero lo superamos!

Imprimir Enviar

Por: Jordi Linares Rivas

El camino que recorremos desde la ruptura hasta la superación es un verdadero duelo. Aunque en ese momento quisiéramos escondernos de nuestras propias emociones, es importante darnos la oportunidad de sentirlo y vivir nuestro proceso. Sólo así podrás concluir con ese capítulo y seguir adelante.

 

Negación

 

La negación funciona como el primer mecanismo de defensa para retrasar el impacto emocional. Al principio nos rehusamos a aceptar que la persona que tanto queríamos ha decidido sacarnos de su vida. Sin embargo, el primer paso para superarlo es aceptar que se terminó.

 

 

Negociación con la realidad

 

Durante esta etapa nuestra imaginación se echa andar y pensamos en todo lo que pudimos haber hecho diferente. Encontramos explicaciones en los detalles más absurdos y creamos historias inverosímiles en las que nos decimos que aún es posible lograr que la relación funcione. Debes ser honesta contigo misma al momento de ver hacia atrás en tu relación y ver en cada experiencia, buena o mala, una lección.

 

 

Ira

 

Es el momento en el que todas las canciones de odio y despecho cobran sentido; deseas que todo el mal del mundo caiga sobre él para que sepa lo que estás sintiendo y te preguntas ¿por qué a mí? No permitas que la ira nuble tu sentido común y te lleve a hacer cosas de las que más tarde te puedas arrepentir. Busca otras formas de exteriorizar tu enojo como saliendo a correr, cantando a todo pulmón o incluso gritando contra una almohada.

 

 

Depresión

 



Cuando finalmente somos conscientes de lo que hemos perdido nos golpea la tristeza. Permítete sentirla y llora todo lo que sea necesario, pero por ningún motivo te quedes demasiado tiempo estacionada en esta fase. Rodéate de tus seres queridos, consiéntete y haz aquello que te hace feliz, verás cómo poco a poco ese hueco en el estómago va desapareciendo.

 

 

Aceptación

 

Has llegado al final del camino, ese punto en el que has aceptado que tu relación terminó, pero estás bien, eres tú de nuevo. Tienes la fortaleza para seguir adelante y afrontar los nuevos retos que te ponga la vida; pero sobre todo, para recibir las nuevas sorpresas que tenga preparadas para ti. Ahora puedes recordar a esa persona que te lastimó con una sonrisa, porque al final del día, está en ti llevarte únicamente los buenos recuerdos.



 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos