Props, un clásico para una boda divertida

Props en bodas

Incluye estos elementos para que tus invitados se diviertan como nunca.

Imprimir Enviar

Por: Rita Domínguez

Me encantan las bodas divertidas. Son las que más recuerdo. Jamás pienso: “La boda de fulana estuvo muy emotiva” o “Mengana creó un ambiente romántico en su boda”. No. Yo tengo dos categorías de bodas en mi memoria: las divertidas y las no divertidas.



Casualmente, las que considero mejores son aquellas en las que había cotillón, es decir, todas esas cosas que te regalan cuando estás en la pista de baile: sombreros, gorros, lentes, collares, estolas, micrófonos inflables, guitarras de cartón, castañuelas, entre otras cosas. Yo en lo personal tengo un trauma infantil o algo, pues me cuelgo tantas cosas que al final parezco árbol de Navidad en las bodas.

Pasa algo chistoso cuando te disfrazas, le das oportunidad al otro de que se ría contigo. Todos hemos ido a fiestas temáticas y son buenísimas por eso, porque en cuanto te plantas la máscara, peluca o atuendo, tu actitud cambia y llegas al evento predispuesto a pasarlo bien y a reírte. En una fiesta de disfraces todos tenemos permiso de hablar de los otros y hacer chistes sin que a nadie le parezca mal.

Lo mismo sucede en las bodas. Tan pronto tocan “Billie Jean”, te colocas el guante plateado, calcetín blanco y el sombrero negro, y ni Michael Jackson resucitado lo haría mejor que tú. Además, todos los que están a tu alrededor disfrutan tu caracterización, aplauden, se ríen de ti (bueno, contigo) y lo pasan bomba ¿o no?


Fotos vía El Cotillón


En esos momentos, da lo mismo si tu vestido te queda perfecto o no, si hay un invitado perdido en el espacio con una guayabera o si tu peinado es un desastre. Nadie se libra de la típica tía que siempre se pone un traje cinco tallas más chico y juras que vas a perder un ojo con el botonazo que puede dar si te paras cerca de ella.

En fin, todo eso no importa para nada. Si te plantas un sombrerote de payaso en plena pista, nadie se fijará si tu vestido se te cae.

Si estás planeando tu boda, yo te sugiero que incluyas cosas de este tipo. Hay muchas empresas que se dedican justamente a llenar tu evento de accesorios y toques muy divertidos. 

El punto es que no hay boda divertida sin toques divertidos, llena tu fiesta de muchas chácharas de este tipo así, por lo menos, garantizas que la gente como yo se lo pasé súper bien y recuerde tu día siempre.

Si quieres leer más puntos como éste, entra a mi blog Rita y Punto. ¡Te espero con mi sombrero de vaquera puesto!


 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos