Consejos para tener el mejor banquete de bodas

Impresiona a tus invitados con un menú y servicio de primera.

Imprimir Enviar

Por: Isabella Piazzesi

¿Quién no ha ido a una boda en la que la carne está dura o la sopa, además de fría, tiene un sabor extraño? Es algo que ocurre con frecuencia por más que los novios se esmeraron para que todo saliera perfecto. Evita esas desagradables sorpresas.

Nada es más confiable que lo ya probado, así que pregúntale a tus amigas quién sirvió en sus bodas. Si a ellas les salió bien, seguramente a ti también. Inicia concertando una cita con los proveedores. Además de conocer a las personas con las que tratarás, podrás ver cómo son sus oficinas y sus instalaciones para cocinar. De preferencia haz la cita un día que tengan evento y pídeles que te dejen verlos trabajar.

Todo esto te dará una idea de lo serios y expertos que son. Otro factor decisivo es la fecha. Procura visitar al proveedor unos siete meses antes para que aparte el día que elegiste. Tener en claro tu presupuesto te ayudará a elegir el menú para, posteriormente, ir con algunos familiares a la degustación. Contar con varios puntos de vista te ayudará muchísimo. Para crear armonía visual, habla con tu florista sobre los colores predominantes en los platillos.

No olvides preguntar


»  Los tipos de menús por tiempos que maneja el banquetero.
»  Si puede servir cena formal, buffet o bocadillos.
»  Cuáles son los alimentos de temporada y si es conveniente incorporarlos al menú.
»  Qué es mejor para tu boda: servir postres o montar una barra con petit fours.
»  Si las bebidas son internacionales o sólo nacionales y si se incluyen licores.
»  Los tipo de mesas, sillas, vajilla y mantelería.
»  El costo por persona y el precio de las horas extras.


Tips para elegir el vino


»  Un buen maridaje resalta el sabor de los platillos. Para saber cuál vino queda mejor, pide la opinión del chef o de un sommelier.
»  Lo primero es establecer un presupuesto para que te recomienden vinos dentro de ese rango. Se puede ofrecer sólo un caldo para toda la comida o uno para cada tiempo. Todo depende de la cantidad de platillos y del presupuesto destinado a este rubro.
»  El vino blanco queda mejor con la carne blanca, como el pescado y el pollo, en tanto que el tinto acompaña mejor a la carne roja. Un vino rosado dulce muy frío puede ser perfecto para el postre.
»  Si buscas vinos fuertes, los Chardonnay y los Merlot son ideales. Sin embargo, en las bodas es más fácil agradar a todos con uvas suaves como Sauvignon Blanc y Pinot Noir.
»  Recuerda que una botella de vino rinde para cuatro personas.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos