Chocolate: casi tan bueno como estar enamorado

No puedes comprar la felicidad, pero sí una caja de chocolates

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Seguramente alguna vez cuando te has sentido triste, te has sentado frente al televisor viendo tu película favorita con una caja de chocolates o un bote de helado del mismo sabor. Aunque este parezca ser un cliché sin fundamento (del que probablemente podemos culpar a Hollywood), comer chocolate cuando nos sentimos bajos de ánimo sí tiene una razón de ser

Además de ser uno de los placeres gastronómicos más ricos que existen en el mundo, el chocolate nos aporta múltiples beneficios. Estas son razones por las cuales el chocolate es casi tan gratificante como el amor.

Salud


Hay estudios que demuestran que el chocolate oscuro ayuda a regular la presión arterial, así como a disminuir el riesgo de padecer diabates. Es decir, comer chocolate en cantidades moderadas puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. 

El chocolate tiene más de 30 propiedades antioxidantes, los cuales ayudan a prevenir la degeneración de las células del organismo para evitar muchas enfermedades y mantener tu piel saludable. Es un mito que el chocolate saca granitos, solo recuerda consumirlo en cantidades balanceadas.

Energía


La riqueza en grasa vegetal del chocolate lo hace un alimento altamente energético. Su alta cantidad en calorías puede resultar muy útil para los deportistas, ya que necesitan ingerir más calorías para mantener su vigor constante.

Estado de ánimo


El chocolate contiene ácidos grasos saturados, que provocan que tras ingerir chocolate nos sintamos más felices. Por otro lado, uno de los principales componentes del chocolate amargo es la feniletilamina, una sustancia natural que actúa como antidepresivo y es esta misma sustancia la que nos provoca un bienestar emocional después de comerlo. 

El chocolate pertenece al grupo de las anfetaminas y por sus efectos la gente suele comerlo cuando se sienten tristes o en un mal estado de ánimo. Tiene también muchas propiedades euforizantes y estimulantes que aumentan nuestro ritmo cardíaco.

También cabe destacar que regularmente asociamos el chocolate con situaciones felices o momentos buenos de la vida. Esto también tiene una consecuencia psicológica en cuanto a los efectos placenteros de este delicioso alimento.

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos