Anillo de compromiso: 5 cosas que debes saber

anillo de compromiso
Que su propuesta de matrimonio no te tome desprevenida.

Las cosas básicas que debes saber antes de que te dé el anillo. ¡Toma nota!

Imprimir Enviar

Por: Nupcias Magazine

Todas esperamos con emoción ese momento en que nuestro novio nos dé el anillo: nos imaginamos en un entorno idílico, con nuestro amado arrodillado pidiéndonos que pasemos con él el resto de nuestras vidas… Antes de que ese instante llegue, toma en cuenta algunas cosas para que no te agarren desprevenida.


¿Qué hago si no me gusta?

Lo más lógico es que, para evitar esta incómoda situación, le avises a tu pareja qué tipo de anillo te gustaría que te diera. Si no quieres abordar el tema, avísale a tus amigas cercanas o hermanas por si acaso él pregunta. Si acaso pasa por alto tus recomendaciones y te da un anillo horroroso, tienes dos opciones: decirle que preferirías una pieza diferente (y que ya tienes una en mente) o aguantarte y usarla aunque no te guste. ¿Nuestra sugerencia? Sé sincera con él: podrá sentirte mal al principio, pero después lo olvidará.


¿Y si me queda grande o chico?

Llévalo con un joyero de confianza para que lo ajuste, de preferencia a la misma tienda donde lo compraste (ojo: uno que no sea honesto podría cambiarte algunas piezas sin que siquiera te des cuenta). Los joyeros suelen cortar los anillos y resoldarlos para que queden de tu tamaño. Para agrandar el anillo, el joyero podría usar una extensión llamada “puente”. Éste es un proceso más complejo, por lo que podría cobrarte un poco más por realizarlo.


¿En qué dedo debe ir?

Es una cuestión básica, pero no está de más que te la repitamos. En la mayoría de países este anillo debe ir en el dedo anular izquierdo. Se creía que este dedo tenía unos nervios que iban directamente hacia el corazón.


¿Cuándo me lo debo poner?

Seguramente los primeros días hasta querrás dormir con él por la emoción. Sin embargo, no existe una regla que dicte cuándo debes usarlo y cuándo no: muchas mujeres lo usan todo el tiempo, mientras que otras lo usan sólo en ocasiones especiales y lo guardan el resto del tiempo. Lo que sea que decidas, ten presente que lo más importante es cuidarlo.


¿Cómo lo cuido?

Quítatelo siempre antes de bañarte, lavarte las manos, ponerte crema o hacerte rutinas de belleza. El contacto del anillo con estas sustancias lo dañará a largo plazo. Evita tocar la piedra preciosa para que no se desgaste, y límpiala una vez por semana con una mezcla de bicarbonato de sodio y agua. Utiliza un cepillo de cerdas suaves para esto. De vez en cuando, cada seis meses por ejemplo, llévalo con un joyero para que le haga una limpieza más profunda y tanto la piedra como el metal brillen como el primer día. 

 

Especial montajes Especial maquillaje Especial destinos